Followers

Tuesday, November 01, 2005

El interrogatorio

No pudo resistir
el interrogatorio.
La fria sapiencia
del interrogador
y la debilidad
del interrogado,
hicieron fácil la tarea.
La picana y las tenazas
habían trabajado
con profesionalidad
casi perfecta.
En el lóbrego calabozo
estaba terminando
de escribirse una historia,
una más de esos seres
desgraciados que
caminaron por esta
América nuestra,
en aquellos siniestros
años.

9 comments:

Laura said...

Fer, realmente me trajo a la memoria tiempos que nadie querría volver a vivir.
Pero lamentablemente nuestra América sigue siendo interrogada, picaneada y encarcelada, aunque de un modo diverso.
Quiera Dios que algún día se libere de ese oprobio1

Un abrazo.

Ntra. Sra. del Caos said...

y veo a mi América con los ríos ensangrentados, con cableados perversos, con moretones que no se han esclarecido, con gente que olvida, que no ve, que no es capaz de sentir esta realidad

me apeno

pero tambièn siento guitarras, cantos, gritos, poetas y sé que debe ser mejor.

Lety said...

Me quedo con el último párrafo de nuestra señora del caos. Porque el poema duele y mucho, don Fernando

TiNO RO said...

Venas llorosas y abatidas porque no pudieron arrancar del dolor que las vino a violar


Me gusta mucho tu poesía narrativa Fernando, sin estridencias ni fuegos artificiales.


Saludos,
Tino RO

indianguman said...

Escalofríos. Se me destemplan los dientes y el alma.

No es sólo poesía, no. es un homenaje a la memoria. Para no olvidar. Para sanar.

Un abrazo!

Bohemia said...

Dices tanto con tan poco...
Lindo homenaje...

Gabriela Zayas said...

Fernando, qué dolor al leerte. Y qué necesario el dolor así. Para no olvidar nunca. Gracias.

charlybertario said...

Maldito baile de muertos..en América y en España durante 40 años..no olvidemos nunca. Recordemos a Victor Jara, Neruda, Lorca, Alberti..la melodía y sabiduria contra la barbarie. Gracias..

Tristán Estar said...

Odio a Benedetti. Bueno, no lo odio. No tuviera tanta suerte, jeje. Pero he recordado a "Pedro y el capitán". Un excelente drama. Benedetti existe en mi bibliotequita sólo por "Pedro y el capitán". Textos tan bellos como ése y como este poema dejan llagan clavadísima donde más duele. Como esa mordida de pantera en lo más mío, como diría el buen Silvio Rodríguez. Un abrazo, don.