Followers

Friday, October 14, 2005

Paloma mensajera

La ruta de la paloma
era para ella
un tramo imperdible
en las tardes de verano.
Cuando enero
maduraba cerca
de febrero,
llegábamos en
tropel a la casa
de mis abuelos,
muy cerca de
las arenas húmedas
del rio.
Allí estaba ella
salpicada
por el sol,
la luna,
las estrellas,
el canto de
los pájaros
y el volar
de las palomas.
Juntos emprendíamos
la búsqueda del tesoro
creyendo que esas palomas
eran mensajeras
volando hacia
islas invisibles.
Crecimos,
dejamos la inocencia
y cuando quisimos
despertar,
nos perdimos entre
el humo de los
veranos infantiles.

6 comments:

Laura said...

Fer:
cada vez que leo uno de tus poemas me convenzo más de que sos un "pintor de palabras".
Un cariño enorme

indianguman said...

realmente, son tan concretas las imágenes que casi se ven, y siempre encierran algo profundo

La evocación de la inocencia, al parecer no perdida, sólo rezagada entre las brumas de un cielo bajo y poblado de vuelos...

Un besito

Lety said...

Estoy de acuerdo IndianGuman, Don Fer mantiene los suaves ojos de un niño, por eso es tan dulce ¿verdad Don Fernando?

Mary Carmen San Vicente said...

Al susodicho lo podrías matar con este texto de las Palomas Mensajeras, ya ves que el hombre tiene esa debilidad (no debo quejarme, al menos prefiere las plumas a las minifaldas)

Voy a leer con la calma de este Sabado y un café recién hechesito, ahhhh que día ;)

Gracias por la invitación

TiNO RO said...

Palomas que aterrizan en la imaginación del niño que seremos.

Tus poemas son historias de gran belleza y gracia, con una fluidez que envidio gratamente. Me gusta mucho leerlos.

Saludos,
Tino RO

Gabriela Zayas said...

Qué lindos, me los imagino volando como aves.