Followers

Sunday, November 26, 2006

Camalote

Al otro lado del río
junto a las piedras de la orilla,
crecía una flor de camalote
que la riada dejola al pasar.

Una tarde de verano,
cruzando a nado,
me acerqué para mirarla ,
pero un remolino
me impidió avanzar.

Hice varios intentos,
pero conociendo al río,
desistí ya que
esos embudos traicioneros
arrastran sin piedad al menor
descuido.

Entonces, pensé que,
por alguna razón poderosa
la flor estaba protegida,
así como nosotros cuidamos
nuestros propios capullos que
nacen desde el corazón.

25 comments:

Rantes said...

que ganas de atravesar de todas formas el río, aun cuando el remolino nos pueda enviar sólo dios sabe donde...

un abrazo, chau

Olie said...

El riesgo implica mojarse los pies y emocionarse por ello.
Abrazos,

TERESA said...

Precioso....muy bonito

kiantei Castor said...

Por alguna razón poderosa la flor estaba protegida...
Me ha dejado pensando tu bella fábula.

Un besito

Bohemia said...

Además de ser bonito, este post huele bien...

Abrazos!!!

indianguman said...

Qué espiritual es este poema, tus últimos escritos son claramente más instrospectivos y sutiles (si cabe)
bellísimo, yo me pongo el frac :)

Anonymous said...

simpre tuve la fantasía de que si caminaba pisando camalotes no podría caeme al agua. Este poema me confirma mi impresión.
Muy bello

Freyja said...

yo quiero cruzar ese rio y ver la magica flor camalote
que lindos versos
es verdad cuando cuidamos nuestros propios capullos nacen desde le corazon
gracias amigo por tus saludos ne el Blog de Freyja, el dolor y la utopia logran seguir
besitos y gracias
una linda semana


besos y sueños

Freyja said...

Desde Fragmentos, que se haga justica amigo
besitos y cuidate
un abrazo grande
gracias


besos y sueños

Javilina said...

mmmm...
cómo saber si aquello que se protege deberá quedarse así, protegido...

eduardodegortari said...

Muy bueno la verdad. Tu conclusión es interesante, me parece acertada. Saludos.

YoHannah said...

Así debió ser, después de todo, el corazón siempre proteje aquello que ama.
Un abrazo entrañable
Hannah

Jotigliare said...

no cruce la reja......cuidado con el río, bravo. onda pero guardian.
oye que extraño lo que dice tu escrito, parece que lo escribiste de tripas y no en el teclado, esta de todo mi gusto.
saludos

Pancha said...

será como los diamentes internos que nos permiten saber quienes somos? un abrazo D.F. (deme un ratito para escribirle un mail, por ahora, apenas si duermo un poco)

Anonymous said...

esas flores protegidas, por alguna razón, son las que más nos atraen, entonces comienza la búsqueda y, en ocasiones, la desgracia.

abrazos

gonzalo said...

dónde guardas tus capullos?

Terror Clown said...

Bueno, me gusta la forma de protección de la flor, imponente y peligrosa, aunque, seguiria insistiendo, hasta hacer que el río me conozca.

saludos

Freyja said...

querido amigo
te doy gracias por tu compañia, siempre eres un lindo amigo
desde el blog de Freyja, se pueden dibujar versos en melodias
un abrazo grande y que estes muy bien
un lindo dia mañana
besitos


besos y sueños

quantum said...

Es hermoso pensar que la fragilidad goza de protección misteriosa. Que así sea.
Por otro lado, es necesario y probablemente inevitable, mojarse en los ríos del riesgo para vivir vivir.
Mi abrazo, querido amigo.

Freyja said...

Querido amigo desde Lagrimas gracias
la danza siempre logra un reencuentro
besitos y un bello fin de semana
mi abrazo


besos y sueños

Abril Lech said...

Para proteger lo que amamos somos capaces de cruzar cualquier río... tal vez no sea necesario, tal vez nuestra protección solo confirme la vulnerabilidad de lo protegido. Pero el amor no se detiene en elucubraciones, de allí su grandeza. Muy bello! Y muy visual, puedo ver y tocar cada cosa...

Gabriela Zayas said...

Querido Fernando, parece que por fin salí de la cueva de las correcciones y los trabajos del trabajo... Y aquí me he venido, a mecerme con tus historias y con tus palabras. Un beso.

gaitero en el exilio said...

la naturaleza busca mecanismos invisibles para defender todo aquello que crea, en nosotros esta el respetarlo.
entre por casualidad y me ha gustado tu blog

www.rincondemario.blogspot.com

un saludo

Cata Fdez said...

no será raro que recuerde al principito y su flor cuidada en el armazón de vidrio... es un interesante pensamiento dejar que las cosas sean protegidas por el agua... imagina que debe de ser el mejor aliado en un embiste, en alcanzar las profundidades, moldearse a toda forma, recorrer lo inrrecorrible y además de eso, llevar vida en sus entrañas... Sí, el agua y sus remolinos son el mejor escudo protector...
Un beso grande.

La trompetista de Falopio said...

Fascinantes los primeros versos, neta.