Followers

Saturday, May 20, 2006

Raso blanco

Cuando las colgaduras
de la efímera pasión
terminaron de apagar
tu primer amor,
sentiste la obligación
de cerrar los ojos
para que el odio
que fulguraba
en tus pupilas
no perdiera fuerzas.

El dolor impenitente
se hizo más intenso
cuando descubriste
que todo estaba perdido,
menos el hijo clavado
en tu vientre plano
y sedoso,
concebido en aquellas
noches enardecidas
entre sábanas
de raso blanco.

14 comments:

Lety said...

Terrible situación para una joven a la pérdida del primer amor.
La vida trastocada...

Beso en la frente Don Fernando

Laura said...

En esas sábanas de raso creció una rosa, de pétalos suaves y con algunas espinas.

Besos

Gabriela Zayas said...

O como decía Catulo, "Odio y amo". Un gran abrazo, Fernando.

indianguman said...
This comment has been removed by a blog administrator.
indianguman said...

Ay. y de nuevo, qué manera de decir tanto en tan pocos versos. La imagen del raso blanco, en jirones, que fuerte.

Abrazos!

UMA said...

A veces el dolor se disfraza de otras cosas...
Besos, Fgiucich, que tenga una maravillosa semana.

Sovka said...

Tristísimo perder al primer amor...

Un besote.

Bohemia said...

Que lástima...siempre nos llegas al alma!

nika said...

¡¡ufff!! y es que sabes hablar de la vida y siempre mueves algo muy adentro.

abrazos.

Hiscariotte said...

A mí me sonó a masoquismo. Saludos.

Emilio said...

Su primera vez. Una fiesta. Alcohol. El chico inadecuado. 14 años. Resultado: Su primer hijo.
Tremendo.
Saludos don EFE.

Ipnauj said...

No siempre el corazón se quiebra con un martillazo.

Un gran saludo.

pablo said...

la paradoja de ver todo perdido y tener a la vez todo ganado y no darnos cuenta.
buena letra. voy a venir seguido

saludos.

Umma1 said...

Un placer volver a leerte y vaya un enorme abrazo. Gracias por el apoyo.