Followers

Saturday, May 27, 2006

La camisa azul

En la escalinata del templo,
alejado de los mendigos
que pululan en la entrada
principal en víperas
de los oficios,
recostado en uno
de los escalones,
al cruzar la avenida,
me topeté con este
sujeto que me pedía fuego.

El cigarrillo apretado
entre los dedos vacilantes,
más parecía un porro
que un tabaco normal.

Cuando le dije que no fumaba
me miró con cierto desprecio y,
cambiando el ángulo de tiro,
me preguntó si le podía dar
unos pesos para comer.

Al estirar la mano
para agarrar la limosna
corriose la manga de la
camisa azul y pude ver
en el brazo las marcas
que anunciaban una
colección de pinchazos,
por vaya a saber,
cuantas jeringas.

Dudé un momento
en entregarle el dinero,
para evitar que siguiera
consumiendo, pero, en verdad
lo mío era una gota de agua
en el mar de la vida
y de dí los billetes.

En el noticiero de la noche,
cloaca con varios vertederos,
pasaron el anuncio de que
un auto había atropellado
a un transeúnte, aparentemente
drogado, que cruzaba por la
esquina de la iglesia.

La cámara morbosa,
al hacer el enfoque
me enseñó un brazo que asomaba
bajo los diarios que cubrían
el cuerpo y creí reconocer
aquella camisa color azul.

21 comments:

UMA said...

Yo no sè còmo se habrà sentido (ni tampoco si es cierta la historia)
Yo sè como me sentirìa yo y no serìa justo sentirme asì, porque uno en esas situaciones actùa llevado por un amor altruìsta.
Las personas tienen libertad para elegir sus destinos.
Un abrazo, Fgiucich

Gabriela Zayas said...

Cuando paso por aquí, siempre me llevo algo importante. Besos.
(Ando finalizando el último trimestre).

Bohemia said...

Ufff terrible realidad, cada cual elige el camino de su vida, o se va dejando envolver...Hay gente a los que les gusta caminar por el filo de la navaja.
Saludos

Lety said...

Como siempre una historia completa en el breve espacio de un poema.

Dar limosna o enseñar a pescar, pero como usted dice, lo que hizo era una gota vertida en el mar de esa vida disipada.
Me hizo pensar en los textos que estoy subiendo, dolorosamente, subiendo en su casa Don Fernando

David Wilson said...

gracias por siempre visitar mi pequeña galeria y acertar con cada comentario ,saludos y nos leemos suerte...

indianguman said...

imposible dejar de preguntarse si el destino estará trazado, cuáles son los límites de la libertad,hasta donde podemos influir para cambiar las cosas, hasta dónde llega nuestra responsabilidad.

Besos

Umma1 said...

Yo no creo que cada uno elija su destino, venimos determinados por multiples factores, y el plus de libertad es muy pequeño y a veces no sirve para encausar las fuerzas en dirección a la vida.
Lo que si creo, es que llegado al punto de vestirse la túnica del tanatos, nadie agrega, ni quita, a esa última libertad.
Un beso.

Emilio said...

El destino, simplemente. Le tocó. Quizás cuantas veces estuvo al borde sin lograr caer. Esta vez fue pedido, hasta el gato pierde su última vida.

Saludos Don Efe.

kiantei Castor said...

Me complace saludarte y leerte, siempre es un agrado volver a abrazar a los amigos.
Un besito amigo y maestro.
El Castor está de vuelta.

Manuela said...

Escalofriante. Desgraciadamente, si la historia no es cierta bien podría serlo.

Freyja said...

siempre algo bello
hermosos versos y me voy ahora con preguntas
un abarzo y mil gracias por tus saludos y compañia en Sucesos
que mañana sea un bello dia


besos y sueños

Coralya said...

No sabemos hasta donde llegaremos, cada día que salimos de casa, no tenemos la certeza de si volveremos, por eso, tu actuar fue bueno, por lo menos no se le nego lo que tanto anhelaba, dinero para paliar el hambre, aunque quizás su uso pudo ser otro.
Muchos cariños,

Coralya

Rantes said...

el destino es muy puntual, nunca tarda.
Muchos Saludos, chau

Lila Magritte said...

Impresionante y cinematográfico el poema.

Ipnauj said...

Está claro. Los autos matan más que las drogas.

Un gran saludo.

Zuriñe Vázquez said...

Me gusta, da la impresión de poesía urbana. A que película harías referencia? para colocar la imagen adecuada y lo paso al Rincón.

antoñita la fantástica said...

yo igual mi pregunta molesta a alguien...pero alguien me podría decir por que el terrorismo es la mayor preocupación del pais y no por ejemplo la pobreza con todo lo que ello genera...
de todas formas creo que mejor enseñar a pescar...aunque la limosna es necesaria a veces...

un beso

Laura said...

Me dejo un sabor muy triste este poema...
Será que fue muy gráfico y me impresionan los pinchazos, las lesiones y esas cosas que tanto tienen que ver con inflingirse el mal.


Besos

Freyja said...

paso a dejarte un abrazo muy grande y que sea un bello fin de semana


besos y sueños

Zuriñe Vázquez said...

Espero que te guste, muchas gracias
http://mosaicoss.blogspot.com/

Saluditos

eduardo said...

prodigioso y emocionante pedazo de vida.

un saludo F.