Followers

Saturday, April 15, 2006

El indulto

Cuando las pesadas puertas
de la prisión cerraronse
tras él,
un cuarto de siglo
había transcurrido
desde que el juez
de setencia leyole
la condena.

Temeroso, con el bolso
raído colgando en uno
de sus hombros, avanzó
hacia el retén de salida.

El sol castigaba sin piedad
las calles empedradas
y un rio de sudor
le ensopaba la camisa
descolorida

Un papel amarillento,
escrito con letras
casi infantiles,
lo llevaba a la dirección
indicada.

El tren de las quince quince
lo depositó en el andén
cargado de nostalgias
pueblerinas y recuerdos
casi borrados en los aceros
de la cárcel.

Una semisonrisa
le dibujó los labios
cuando vió los techos
que asomaban entre
las copas añosas
de la alameda.

Nadie salió a recibirlo
cuando cruzó el patio
lleno de trastos
inservibles.

Subía los cuatro
peldaños de madera,
cuando la puerta se
abrió de pronto,
y una voz ronca,
áspera como la vida,
gritó:
-¿Para qué volviste?-

19 comments:

Laura said...

Hoy te leí temprano, asi que sera por eso que estoy comentando primera. Alguna vez debía ser yo y aprovechar el sol de la mañana, no?

Tus relatos en verso me dejan sin palabras, pero este en particular, me estrujo el corazón.

Muy bello

nika said...

no sé cómo le haces para transformar lo más crudo en poesía,pero lo haces.

a veces cuando te leo contengo la respiración.

Bohemia said...

Y él pensaría...¿y para esto salgo? Mejor hubiera sido quedarme dentro...

Muuuuuuuuuuuuack!!!

Lety said...

¡Ay no! por qué la crueldad, acaso no había expiado bastante, me haces darle toda mi simpatía a ese que apenas vuelve, sin importar lo que hizo para un castigo tan largo, se ve que quien se quedó vivió preso del rencor.

Mi beso en la frente para usted don Fer

antoñita la fantástica said...

uffff...nadie ama más la libertad que un preso...
crudo poema-relato, sobrecogedor...pero ahí se demuestra la habilidad del poeta.

muy bueno.....besos

indianguman said...

Ma-gis-tral. No sé que más decir, todo, el ritmo, la trama, lo que dices y lo que no, y el tren de las quince quince. Me ha encantado

Remedios Kaseros said...

Excelente!....No Puedo Llamarlo de Otra Forma!

Eduardo said...

Ay don Fernando me encoge el corazón... qué finales dios, qué finales! Este me golpeó bien fuerte...

Un abrazo.

Ludmilla 1789 said...

Hola, me gustó este poema. Di con tu blog por casualidad, a mí también me gusta la poesía.
Te envío un saludo bloguero.

Hiscariotte said...

De alguna manera me recordó a la película Shawshank redemption.

A veces me he imaginado encerrado por años a la sombra (no es más que un decir), pero al salir creo que me iría a cualquier lugar que no haya pisado con anterioridad.

Saludos.

Olie said...

Qué despiadado es el olvido del que supera todo, del que sólo mira para adelante, del que avanza sin historias...
Y qué penoso es el recuerdo para el que se aferró a días pasados, para que el que revivió cada día, cada instante, para el que avanzó a duras penas, retrocediendo.
Muy bonito, querido Fernando. Tus relatos son únicos y tu capacidad de síntesis, sin dejar lo poético, igual.
Felicidades y espero hayas tenido una hermosa Pascua de Resurrección:

Olie
17 abril/12006

Gabriela Zayas said...

Me ha gustado mucho.
Abrazos admirativos con reverencia incluida.

Ponto García said...

¿Y por qué no?

Enric said...

a veces es duro salir para regresar...

besos

Enric

Ipnauj said...

Mucho veces uno no sabe el ¿para qué? son los pies los que mandan.

Un gran saludo.

Mary Carmen San Vicente said...

Yo sé que nada tiene que ver con poesía pero te dejé una tareíta chiquitica en mi blog. ¿Soy linda verdaaaad?

Eliza Doolitle said...

Un indulto... eso quiero yo para mi corazón ;P

Reina Ginebra said...

A veces,así ocurre en la vida,indultas los daños recibidos,abres puertas a sentimientos,y te reciben con un...
Para qué has vuelto?

Rantes said...

Que gran Bienvenida, acorde con su salida.
Chau, Saludos....