Followers

Monday, September 13, 2010

Barranca abajo

La primera noche
nos fuimos de copas
al boliche de la bahía
hoy, un destartalado
depósito de cueros.

Volvía yo de un largo
y tedioso viaje,
ella de un divorcio
contradictorio.

La música
y los tragos hicieron
el resto.
La pasión caminó
sin prisa y sin pausas
por la cabecera de bronce
y el susurro de la brisa
marinera,
aplacó el instinto de dos
seres solitarios.

Cuando las luces del alba
alumbraron el borde
de la cama,
me levanté muy despacio
para no despertarla.

La magia había muerto con
las últimas sombras.
Tomé el saco arrugado,
cerré la puerta con cuidado
y me fui fumando
barranca abajo.

VIII/2006

23 comments:

Cassandra said...

La soledad se puede extraviar por unas horas entre copas e instintos desbocados, pero siempre reconoce el camino de regreso.

Un fuerte abrazo.

Poetiza said...

Un encuentro maravilloso de dos almas solitarias. Te dejo un beso, cuidate.

Algaire said...

Almas solitarias que buscan compañía aunque sea por un breve tiempo, lo que no se si traerá consigo aun más soledad.
Un saludo

Adolfo Payés said...

Pero la magia de tus versos permanecen por siempre..

Un gusto siempre leerte

Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre.

Cecilia said...

hay amores que tienen los minutos contados... Muy buen poema, un abrazo.

virgi said...

Me lo imagino como una película.
Y veo el encuentro, la noche, los momentos amorosos, el alba que los despide.
Me gustó ¿sabes?

Ricardo Miñana said...

Seguro que lo pasastes muy bien,
que te quiten lo bailao.
un placer leerte.
que tengas una feliz semana.

mentecato said...

Buenísimo, hermano mío. Y tan humano.

Trini said...

Un consuelo de pocas horas. Bueno, eso también se llama sobrevivir...

Hay muchas maneras de restar furia a la soledad y, casi todas,si hay acuerdos en el compartirlas, lícitas son.

Abrazos

Joana said...

aparcando la pena,en una pasión de un momento.
yo llamo a esta pasión,bálsamo efímero,sana por un instante,por lo menos,aunque tenemos que volver "barranca abajo".

feliz día.

me gusta mucho el poema,no sé porque tras leerla me dejo un sabor como si fuera una pelicula tipo " Casablanca".

malena ezcurra said...

Tus palabras tienen el sonido de un río melancólico.

Belleza extrema!


Te abrazo amigo del alma.


M.

Isabel Romana said...

Maravilloso poema para relatar ese amor ocasional que es sólo deseo y se agota en sí mismo. Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión said...

Lo que hace vivir la plena naturaleza, verdad?


Saludos y un abrazo.

MAR said...

:(
Ella quisá quería que te quedaras para siempre.
Besos para ti.
mar

Abril Lech said...

Qué tristeza la de dos seres solitarios que apenas logran juntar sus dolores y seguir tan solos como antes. Mas allá de todo instinto... Podría haber sido un encuentro...

Edgardo said...

Muchas veces despertamos y no tenemos cabeza, o quizás nos dormimos justamente sin tenerla y por eso, por unas copas de más, una necesidad implacable, se unieron dos destinos, donde siempre tuvo que estar sola la soledad. Muchas veces despertamos y sentimos pasos en el pecho, en el colchón, en los pies un nido de ratas nos levanta de prepo, de golpe y no hace correr, de miedo, de angustia, de no aguantar.

Mientras tanto ella sigue dormida soñando un sueño que nunca será, y segura de por un rato no más sentirse segura y acompañada. Ninguno de los dos sabe quien es y eso deja de importar en el momento que se cierra la puerta dejando a uno de los dos en otro lugar.

Un sentido y cariñoso abrazo amigo.

HologramaBlanco

Umma1 said...

Qué crudo.
La sexo no alcanza, la soledad le gana si no hay un verdadero encuentro.
Me gustó mucho.

paolav said...

¿Como sabes que había muerto? Al amor hay que dejarlo nacer, soy una convencida que nos acostumbramos a no estar bien, porque nuestra soledad se nos hace tan propia que la felicidad cada vez más se nos vuelve lejana y mezquina. Para la próxima quédate al desayuno, en una de esas le encuentras y te encuentran.
Besos mil

MentesSueltas said...

Hola amigo... es un tango, un poema que destila nostalgia.

Bellisimo.

Te abrazo
MentesSueltas

Catalina Zentner said...

Una historia de amor pasajero, con ritmo de tango y saber a nostalgia.
Abrazos,

Agnes said...

barranca abajo, y las heridas se lamen en soledad.

Furtiva said...

Encuentros efímeros, de esos que al terminar al alba no sabes si curaron o hicieron un poco más de daño...

CROMOSOME said...

Guau ! cuánta soledad acumulada. cuánta tristeza.

demasiado :