Followers

Thursday, October 02, 2008

La mochila

Tuvo el privilegio
de amarla
en la primavera
de Praga,
hasta que los tanques
arrasaron ese
sueño de libertad.

No había alcanzado
a pronunciar correctamente
su nombre, cuando
una esquirla la hirió mortalmente
tratando de llegar
a las puertas del hotel.

Regresó a una
Praga invernal,
cargado con la mochila
de la juventud perdida;
todo había cambiado
salvo las cúpulas doradas
y aquella sonrisa vagando
en las penumbras
del puente viejo,
mientras el llanto
se hacía luna
en el regazo de la noche.

Nota: en 1956 la entonces Checoslovaquia comunista se rebeló contra el poder la Unión Soviética y fue sofocada con la llegada a Praga de los tanques soviéticos.

31 comments:

Trini said...

Malos tiempos para el amor...
Y de aquellos alores rotos, estos recuerdos que aún hieren.

Bello poema Fernando.

Un abrazo

Maybe said...

Leyendo tu poema, recuerdo esa hermosa ciudad que me acogió en estos días, y mi mente se traslada hasta allá de nuevo con cada una de tus palabras. Evocador poema.
Saludos.

George said...

la primavera de praga?, eso debe ser bonito no?

Poetiza said...

Lindo poema pero triste, me gusta, saludos y beso, cuidate.

Catalina Zentner said...

Aquella primavera de Praga tronchó muchos florecimientos.
Es bueno recordar a tantos jóvenes anónimos que cargaron sus mochilas con sueños y no llegaron a destino.

Pablo said...

me encanta Praga en cualquier estación
me gusta tu poema

Alyxandria Faderland said...

Gracias por tus palabras! Ojala tuviera ese don para la poesia, pero lamentablemente es alg que no poseo, ni voy a poseer. No se puede hacer todo bien!

Umma1 said...

Hace 3 años, que quiero escribir un cuento con este mismo tema.

Curioso

Umma1 said...

Te hablaba de las fotos de Martius, recordás?

Lo encontré, date una vuelta, vas a ver que imágenes:


http://lacomunidad.elpais.com/martius/posts

EL HIPPIE VIEJO said...

Bello poema Figucich!!!
Olor a pólvora y muerte en esa primavera de Praga del 68' ...que recuerdo perfectamente.

Saludos

Adal

tbn
mis saludos para Pierino!

Bohemia said...

Buen argumento, maestro...

Un abrazo

edegortari said...

Uy, hace tiempo que no pasaba por aqui. Buen poema. Aunque la primer estrofa es un tanto floja, aunque, asu vez, es la que da entrada a la situación social. Aún así buen poema. Saludos.

Ondina said...

Cuánto tiempo sin eso...ni casi,casi tiempo para venir a recrearme en las letras de los que hace tanto me acompañáis.

Hermoso como siempre,triste como todo lo que tiene de trasfondo el absurdo de la guerra.

Un fuerte abrazo

toñi said...

Bonito, con mucha sensibilidad, triste pero me gusta. felicidades. Un saludo

Raquel Fernández said...

Qué poema tan maravilloso. Un escenario duro para el amor. Me recordó a "La insoportable levedad del ser" que es, por cierto, uno de mis libros favoritos.
Un beso grande y buena semana.

martius said...

Gracias por tu visita y tus amables palabras. En realidad ese es un blog secundario que casi tengo olvidado, el que actualizo a diario (o casi) está en http://durium.blogspot.com/
Verás si entras un enlace a esta tu página.
Saludos cordiales.
Manuel

la peor de todas said...

Tu relato me recordó una novela que leí hace algún tiempo llamada "Nieve". Como si el frío congelara los recuerdos y pese a la vida misma, el invierno nos retrocede el alma a aquel instante en que nos robaron la calma. Y nada jamás cambia...

Malena said...

Las ciudades pueden ser mudos testigos de nuestra vida, pero llega un momento, en que comienzan a hablar envolviéndonos con los recuerdos.

Precioso y triste poema, Fernando.

Un beso.

Máximo Ballester said...

Este es de lo mejor tuyo ¡Impecable!!!
Me encantó. Más allá de la tristeza, de tanto dolor. Hace poco vi El pianista, de Polanski.Terrible.
Y al leerte recordé el libro Praga de Manuel Vazquez Montalbán.
Tu poema es digno de ese libro.

Un gran abrazo y buena semana para vos.

MaleNa said...

Y pensar que Praga es una ciudad para comulgar , por su belleza.

La guerra lo tiñe todo, todo.


Un fuerte abrazo, compañero, cuando rozo tus letras naufrago en la belleza.

MaLena

Abril Lech said...

Una de las ciudades que deseo conocer. Tengo en mi cuarto una "pared de sueños" con imágenes de cosas que deseo alcanzar. Tres fotos enormes de Praga confirman lo que digo. Bella y romántica, la imagino con la dulzura con que pintas este poema de amor y muerte

Dra. Kleine said...

Oh, me inspiró por Dios!
Me remontó a esas épocas y hasta me sentí vestida de el tiempo aquel... Un abrazo!

Andrea para Fonsi said...

Hola! pasé a saludar y a decirte que ya por fin mañana voy a conocer a Fonsi...Estoy tan emocionada!! entra a mi blog para que te enteres de lo último que he publicado...cuidate!

Nan said...

"cargado con la mochila
de la juventud perdida"

Esa frase fue fuerte... versos cargados de melancolía, pero melancolía verdadera... tiempos difíciles superados, o no...
La realidad pinta estos versos de vida y belleza.

Besos.

Litzardo Rivas said...

monumental poema que hace recordar tragicos sucesos, pero que necinede pasiones Praga es una ciuda muy Intersante

Poetiza said...

Saludos y beso, cuidate.

lully desnuda said...

Cuántos amores habrán quedado inconclusos, cuantas familias, cuánta gente buena sufriendo... respiro profundo.

Para tí un saludo con afecto!

Isabel Romana said...

Las guerras y la represión destrozan tantas cosas... La peor es la vida que muere y sigue viviendo. Besitos.

txanba said...

la sonrisa era lo que siempre sonreía.

un abrazo

Luis F. Alva Rodríguez said...

'el llanto se hacía luna en el regazo de la noche'.. Bellos versos, de pasión y sangre. Precioso tu blog.

Saludos

Reina said...

¿Sabes lo primero que se me ha pasado por la cabeza al leer este poema? Milan Kundera; no sé porqué, no sé explicarlo; quizá porque él todo aquello tuvo que vivirlo muy joven... Ha sido como una "aparición".

Besitos R.-