Followers

Sunday, May 25, 2008

Adicción

Somos cientos los adictos
a las palabras que florecen
en teclados vertiginosos.
Y esa adicción,
sublime por cierto,
nos alimenta con la pasión
que no tiene el dorado
de muchas monedas perversas,
pero sí, la sinfonía perfecta
de la imaginación
a toda orquesta.

31 comments:

Lok enamorada! said...

Simplemente Hermozoo.. y es cierto cada vez que algo sale mal que necesito consuelo o alguna leccion acudo a su blog y me siento mucho mejor! =)

A. M. Vermon said...

Buenísimo escrito!!!!!!!!!!!

Raquel Fernández said...

Fernando, me encantó este poema. Siempre ronda en mi poesía el tema de las adicciones, sobre todo las adicciones sin sustancias, que pueden ser tan destructivas y complejas como las otras.
Celebremos las adicciones sublimes, esas que nos dañan y nos alimentan con sus pasiones.
Un beso grande.

kiantei said...

Tan de acuerdo.
Y así seguimos, moviéndonos como notas en partituras, inventando niveles, sonetos, odas o silencios...Una belleza que me encanta compartir con los grandes, mis amigos.

Un abrazo.

Eugenia Cristina said...

Una adicción sublime en verdad. Y aquí expresada, creativa y armoniosamente.

Abrazos cariñosos.

Isabel Romana said...

Delicioso poema que retrata esta adicción nuestra. Parece extraño que seamos tantas las personas deseosas de comunicarnos a través de la palabra escrita. Eso supone un esfuerzo mayor que hablar de viva voz, exige reflexión, precisión para decir aquello que queremos, en resumen, creo que nos ayuda a crecer como personas y a encontrarnos. ¡No se puede pedir más! Besitos.

Gabriela said...

Querido Fer, no había venido porque tuve visita en casa (familia de México), hasta ayer. Pero en cuanto he podido, me he deslizado por esta ventanita para leerte y siempre disfruto con lo que encuentro.
Que este "teclado vertiginoso" nos mantenga siempre unidos al hilo mágico de las palabras. Abrazos.

Bohemia said...

una adicción sana y maravillosa que nos hace volar y disfrutar...

Un beso mi querido amigo!!

Fernando Sarría said...

que nazca la música o la palabra...versos o canciones...vida en racimos..

Maybe said...

Igual a la adicción a leerte...
Saludos.

M.M. said...

Precioso en su brevedad. Es una adicción a la que todos sucumbimos cuando el teclado se convierte en un universo de posibilidades para expresar sentimientos, gritos y protestas.

Una adicción en cadena que sigue su marcha y para la cual no hay antídoto.

un fuerte abrazo. La creativida personal, es la sangre que corre por nuestras venas.

M.M.

Freyja said...

querido amigo
hermoso como siempre tus letras que salen del alma, es verdad que la adiccion a las letras logran siempre encanto
te doy las gracias por estar siempre cerca, yo lamentablemente no mejoro mucho, pero sigo luchando
te deje un regalo con mucho cariño en el blog de Freyja, para que lo veas amigo
te dejo muchos cariños y que estes muy bien, una bella semana y gracias por todo
besitos

besos y sueños

Menduco said...

Guauu, hermoso, brillante, te escribo desde Mendoza... y, volveré a escribir, ya te había leído en tu libro y es la primera vez que entro a tus blogs... insisto: Guauu!!

Menduco said...

Guauu, hermoso, brillante, te escribo desde Mendoza... y, volveré a escribir, ya te había leído en tu libro y es la primera vez que entro a tus blogs... insisto: Guauu!!

Menduco said...

Guauu, hermoso, brillante, te escribo desde Mendoza... y, volveré a escribir, ya te había leído en tu libro y es la primera vez que entro a tus blogs... insisto: Guauu!!

Catalina Zentner said...

La adicción más saludable, diría yo.

Malena said...

Y es que las palabras se van uniendo en nuestra mente de la misma forma que el músico une notas musicales.

¿Qué diferencia hay entre un poema y una sinfonía?

Tú hoy has escrito un solo para piano delicioso.

Un beso, Fernando.

TERESA said...

¡¡Que bonito!!

celebrador said...

Adiccinoes hay "taitantas" de ellas, a mi me interesa especialmente la adicción (porque adicción es), a experimentar percepciones de una felicidad interior

Laura said...

Que linda sinfonía de palabras, a toda orquesta y con un final apoteótico.
Te dije que es escucha la música entre ellas???
Abrazos

gaitero en el exilio said...

totalmente de acuerdo

UMA said...

Decìs verdad, Fer.
Adictos, màs bien "compulsivos" a perpetuar lo que dicen las vìsceras, desde el meollo de las tripas.
Bellìsimo, Fer.
Mi abrazo

Dulce__Lokura said...

Hola

me encantado la simplesa de tu pagina
ademas de todo tus escritos ...

saludos

D__L

Abril Lech said...

Absolutamente cierto, una dulce adicción... sin cura alguna, según observo.

Gwynette said...

..el tecleteo de las palabras y las emociones..:-) ..y para bien o para mal, somos los directores de nuestra ppropia orquesta =_O

Besitos

George said...

Saludos.
Un adicto más.

Claudia Perotti said...

Essa sinfonia perfeita da imaginação faz do sentir magia pura!

Beijinhosssssssss

MaleNa said...

Una adicción fascinante por cierto, que sería de nosotros sin palabras, sin esos sonidos provocadores que nos despiertan el alma, la mente, el todo.

Yo me quedé sin ellas, espero que por un breve instante de tiempo, pero aquí me ves rescatando las tuyas, conmovedoras en su brevedad y su belleza.

Te abrazo compañero.


MaLena.

Ondina said...

Tantas veces pensé eso mismo,cuando el teclado me llama,cuando lamento no tener tiempo para venir por aquí,escribir tanto en mi blog como en los de mis amigos,inutilmente me quiero convencer de que es un pasatiempo,que ya lo haré,que no tengo que sentir necesidad...inútil,crea gran adicción transmitir sentimientos y letras y compartirlos
Bendita adicción que espanta soledades,crea vínculos y hace amigos !

Besos

Raquel Fernández said...

Fernando: Gracias por todo.
Un abrazo.

Art Pepper said...

Y tantos que somos.