Followers

Sunday, September 24, 2006

Los juncos y el viento

La luna ha perdido
el brillo tras las nubes
de tormenta.

Estoy sumido
en la confusión de la locura
y el viento
ahoga su llanto en
el soliloquio de los juncos.

Las sombras polvorientas
aguardan más allá
de los maizales.
Tengo miedo
de esta tristeza
que asoma, indefinible,
sobre el rebozo de tu
ausencia.

24 comments:

indianguman said...

El sentimiento y el paisaje son uno en este poema también... Muy bueno.

un abrazo, amigo, que tenga buena semana

Gabriela Zayas said...

Muy hermoso. Intensamente melancólico, conciso y dolorido.
Un abrazo, Fernando.

Lila Magritte said...

La tristeza se extiende como un manto, que termina por cubrir nuestro presente. Entonces ya no vemos más que la ausencia de esa imagen alojada en el recuerdo.

nika said...

la ausencia ¿por qué le gusta hacer de las suyas? nadie la llama y ella viene, nos deja a la tristeza de compañía y se desentiende.

abrazos

Bohemia said...

y pienso que en ese escenario aún la ausencia pesará más.
Besos

Umma1 said...

Tenerle miedo a la tristeza, doblemente cruel.
Bien el paisaje exterior con el interior :)

Olie said...

Es tan larga la ausencia...¿no?

Hermosas letras, Fernando.

Como siempre.

Abrazos,

olie

Rantes said...

los juncos siempre transforman un buen viento en una buena melodía....
un abrazo, chau

Freyja said...

la noche tiene encanto para estar solo o acompañado
la confusion de los sentimientos son los que nos dan miedo y tristeza
besitos amigo y un abrazo grande


besos y sueños

Filos en Mundo de Sofía said...

Sera que cuando algo se oculta, el resto deja de ser lo mismo.

Muy lindo.

Elva*

Araceli Casanova said...

ausencia, cuanta ausencia.Ojala el viento siempre trajera solo aromas que no significaran añoranza. Pero la vida parece tener mil planos.Un abrazo para ti.

Abril Lech said...

Cuando el miedo se apodera de nosotros no somos mucho más que juncos que se mueven al son de la tristeza acumulada... también siento eso...

Laura said...

Fua mágico este poema porque apareció teñido de melancolía y mientras lo leía se me venía a la mente la imagen que viví una mañana en el campo con un pampero que se venía sobre nosotros.
Hermoso

quantum said...

Juncos en soliloquio, inermes ante el viento que los mece: así somos, así a veces nos sentimos. Mas la melancolía, a veces también, es madre de poemas que transforman el soliloquio en voz que llega a otros oídos.
Abrazo, amigo. Abrazo amigo.

Cata Fdez said...

miedo de la tristeza... no querido(a), ¿?( eso es para que me cuentes si eres el o ella... o ambas).

Bellas palabras, porque son vividas por todas las almas, en el camino a entender de los apegos... el miedo de perder, el miedo de soltar, el miedo de ausentarse, como si todo ello fuera motor de la desdicha... no estás más aquí hoy de lo que estarás mañana, por ello, lo que se vive es el hoy día...

así el miedo no es un enemigo que acarrea desesperanza, es sólo el llamado del corazón para encontrar el abrazo interno que necesita para la despedida.

Besos.

Freyja said...

gracias por tus bellos saludos en Sucesos
que ganas de borrar falcilmente el amor, pero no es asi
mi abrazo y mi cariño
besitos y cuidate
que estes muy bien


besos y sueños

Uma -La rubia del Muelle- said...

Sus escritos han tomado un matiz tristemente sosegado, Fgiucich.
Me aquieto hoy en el abrazo.

Amapola said...

Jamás me ha gustado cuestionar las motivaciones del autor, ya sabes, la obra brilla por si sola en su exquisita forma, si hasta se puede snetir el sordo murmullo del soliloquio de los juncos pero...
-¿Lo dirás Amapola?-
Y bueno, es mi amigo y me preocu...
-Calla mujer, el es un artista-
Si, pero me ha dejado un sabor, digamos, de melancolía.
-Pues déjale uno de tus besos de opio, seguro se narcotiza y vuelve a brillar en sus versos deliciosos y que viva más nada que la poesía-
Tú crees?
-Seguro, es un maestro-
En fin, besos de opio mi querido y abrazos por mil.

Lety said...

Este poema retrata un campo provinciano, si en vez de juncos hubiese usted escrito "el carrizo" habría jurado que todo sucedió aquí tan cerca de mi, como pueden estarlo nuestros maizales.

Un anticipo de lo que vendrá a conocer y tal vez se hermana con lo suyo.
Mi beso en la frente Don Fernando

Cata Fdez said...

querido!!!, te dejo besos y estos versos para tí:

sigo en la búsqueda
sigo navegando
sigo volando
sigo buceando
sigo apostando
sin red
sin seguro mental
sin ti.

Besos mañaneros.

DINOBAT said...

La ausencia puede matar...pero también en ella podemos encontrar...

Gabriela Zayas said...

Vengo a buscar nuevos poemas...y es un placer releer.
Un abrazo.

Ondina said...

Las tristezas de ausencia asoman y nos llenan de melancolía,pero al igual que los juncos,aguantamos,las ráfagas de los vientos de ausencia,nos agachan un poco pero al final volvemos a estar erguidos...
Hoy,yo también siento asomarse a mi alma la tristeza de ausencia,pero es de esos días en que casi me gusta regodearme en la sensibilidad meláncolica que me despierta

alma said...

Todo pasa y todo queda, decía el poetabfp