Followers

Sunday, September 03, 2006

La agonía

Agoniza el dictador
bajo el leve parpadeo
de las velas que circundan
el recinto amurallado.

El miasma maligno
precede a la muerte
que va llegando,
agarrada a los sordos
quejidos de aquellos
torturados durante
larga y sombría
historia, calcada
de otras más viejas,
pero no menos siniestras.

Es el turno
de este amo de negra estirpe
para rendir cuentas
en los sótanos del infierno.

No tiene argumentos
para denostar
al conciliábulo de brujos
que danzan entre
gritos espantosos.

Mucho tiempo separa
a esta hora última
de los habitantes
del silencio, que lo
aguardan pacientemente,
allí donde no existen los traidores,
donde la mortaja iguala a tabla
rasa y el conteo de la eternidad
hará polvo su cadáver.

22 comments:

Lety said...

Ojalá nuestros dictadores, los que todavía quedan, los que todavía respiran, leyeran este poema suyo Don Fernando.

Estoy segura de que tragarían saliva anticipando sus tormentos.

Le beso en la frente y salgo

Rantes said...

espero poder gritar tuescrito muy pronto por mis calles...
un abrazo,
chau...

indianguman said...

Wow, mw encantó el final...

...allí donde no hay traidores...

y todo son espejos en los que mirarse, como en una histotria que más temprano que tarde también nos juzgará...

Lo mismo valdrá para cierto personaje chileno que gustaba de usar anteojos oscuros

Un abrazo graaande

Esther Croudo Bitrán said...

¿eso le pasará a todos los dicatadores? o también esa palabra hoy es relativa para algunos?

TERESA said...

Esto que has escrito, lo podrian leer muchos...

TERESA

Pancha said...

me acordé los detenidos, de los desaparecidos, de los traicionados, de los que la pasaron mal... un abrazo y mil gracias por estar siempre en mis ventanas

Sovka said...

qué te digo... me ha dejado sin aliento :)

Un abrazo.

Bohemia said...

Todo es cuestión de Kharma y la muerte llega a todos, tarde o temprano. Besos

nika said...

nadie lo salvará de los fantasmas siniestros que lo aguardan para pasar junto a él la eternidad.

besos
.
.
.

Laura said...

Hoy Fer sos como un oráculo! Entro al otro post y dejaste algo para mi. Vengo aquí y me encuentro con esto. Salí hace un rato de un congreso en el que se hizo una apologia de Mussolini, como si se tratase de un casi mártir católico, diciendo que ojalá retornasen muchos que como el quieren un país católico. A ese precio? Dios mío!! Que el polvo deshaga esa existencia!!!

Denia said...

no hay plazo ni rol que no se cumpla... :)

saludos enormes!

Javilina said...

porque la muerte nos viene a buscar a todos y puede ser incluso más lenta y cruel entre quienes un día se creyeron dioses y, llegada la hora, se dan cuenta que son simples mortales, agobiados por la culpa y por los fantasmas que vienen a su encuentro...

M.C said...

Otra vez la historia repitiendose

Nosotros aqui agonizando a causa de unos cuantos

Abril Lech said...

Tú crees que agoniza.
Y no se si es optimismo lo tuyo, o todo lo contrario.
Lo siento muerto, escondidos los restos tras algún doble, no sería la primera vez.
Muchos vivos temen la condena de Infiernos en la misma tierra cuando ya nadie los cobija bajo el temor que vuelve impune.
Desde otro lado me pregunto si quienes observan, a derecha e izquierda, con sus certezas y mentiras, no terminarán haciendo equilibrio en la condena.
A veces eso me pregunto...
Entonces cabe cuestionar si el equilibrio es la nada...
Creo que ya está en la nada. Hace tiempo. Y para quien ha deseado ser el Todo, no debe haber infierno peor...
Besos en Septiembre...
De Abril

Uma -La rubia del Muelle- said...

Què fuerza, Fgiucich, si no fuese que se que no hay milagros...
Me pierdo en sus palabras, hostiles y oscuras, bellamente oscuras, como dagas que perpetuarìan la agonìa de esas personas-animales-entes, algos.
Siempre me he preguntado si alguna vez han puesto en duda algo.

Un abrazo amigo.

Ondina said...

El que a hierro mata a hierro muere,es cuestión de tiempo,llegará el momento,siempre solitario de la muerte que le enfrente a los gritos de tantos torturados y muertos y tantos que siguieron respirando pero con sus ilusiones y familias rotas

Cata Fdez said...

... que cierto relato... en el recinto amurallado va quedando la congoja solitaria de el arrepentimiento tardío... ¿se podrá perdonar el Dictador su dictaduras?¿Habrá en su conciencia juicio final al momento de abandonar los dominios familiares?... siempre pienso si el odio termina con odio o puede ser redimido.

Besos, grandes y sentidos.

Ana Isabel said...

hay mucha tela que cortar con este asunto.. pero pronto morira la etapa de los dictadores en la vida politica de nuestro planeta.. la gente esta despertando nuestro pueblo esta empezando a abrir los ojos

Ana Isabel said...

hay mucha tela que cortar con este asunto.. pero pronto morira la etapa de los dictadores en la vida politica de nuestro planeta.. la gente esta despertando nuestro pueblo esta empezando a abrir los ojos

Araceli Casanova said...

descanso para ya no tener miedo, morir para vivir...¿cuantas personas en este mundo habran sentido eso antes de partir?.Es la historia de la humanidad y su lado oscuro que se pasean por tus letras.Un abrazo.Ari

Lila Magritte said...

Qué tremendo texto. Pronto ocurrirá algo semejante con uno de estos legionarios de la Muerte que tuvimos largo tiempo por aquí.

Olie said...

El que no gobernó en todas partes por usar la fuerza, nunca estará seguro en parte alguna...
Ni siquiera ante el instante supremo de la muerte.
¿Te has fijado que los dictadores normalmente viven muchos años? - a menos que los asesinen, como ocurrió con Somoza -. Pareciera que la vida siempre les da la oportunidad de arrepentirse. Pero eso, no lo he visto jamás.
Buen post, buen poema, como siempre.
Abrazos, Fernando.

olie
14-9-2006