Followers

Monday, August 24, 2009

Prolijidad

Desarmó la pistola
con la rapidéz de un prestidigitador,
tomó el pincel engrasado,
limpió la recámara
y probó un par de veces
haciendo correr el cerrojo acerado.
Rearmada, introdujo
el cargador con 9 balas
de punta hueca
y la guardó en la pistolera
que descansaba sobre
la mesa ratona.
Dió una profunda pitada
y apagó el cigarrillo
en un cenicero de lata,
mientras una columna
de humo azul
trapaba hacia la araña
de tres luces.
Lavose las manos
con prolijidad de cirujano
y se enjugó utilizando
una tohalla de puro algodón.
Vestido de impecable
traje gris,
calzó la funda en la sobaquera
y con paso firme salió en
busca del elevador.
El contrato exigía
que el objetivo debía
ser eliminado, indefectiblemente,
antes de medianoche.

20 comments:

Adolfo Payés said...

Hermoso poema. me gustaron las imágenes que nos entregaste en tus versos..

Un abrazo
Saludos fraternos

Cecilia said...

Pude visualizar cada gesto de este hombre a sueldo, como peldaños de una escalera. Una escena muy bien dibujada con tus palabras. Un fuerte abrazo.

Lully desde Ref. al desnudo said...

Una pluma como los grandes para dejar que nosotros tus lectores, miraramos la escena.

Qué bonito sentirte prolífico y poder degustar tus letras.

Un abrazo con los afectos renovados!

tqm!!

Camille Stein said...

el estricto cumplimiento exige, indefectiblemente, la profesionalidad más minuciosa, la elegancia del prestidigitador...

un abrazo

Catalina Zentner said...

Versos nítidos, prolijos, demoledores.

Abrazos,

George said...

mmmmmm...... es un asesino en serie ... ¿?

Malena said...

Querido Fernando: Has descrito una puesta en escena propia de un gran escritor que no deja nada al albur.

Me alegro de volver a estar en contacto contigo.

Mil besos.

Poetiza said...

Lindo poema. Mi alma se estemecio al imaginar la escena final. Muchos como el personaje que nos muestras en letras, andan por aca asueldo. Un gusto leerte. Besos, cuidate. Un placer saber que conociste a la Poetisa Pla.

TriniReina said...

Un contrato macabro, desde luego.

Creo que has construido un poema policiaco.

Abrazos

La sonrisa de Hiperión said...

"Lavose las manos
con prolijidad de cirujano"


QUe no se acerque a mí con escarpelo en mano, que antes me corto yo los...

las manos...


Saludos y un beso!

Kala said...

Todo un profesional...

Un abrazo Fer

CROMOSOME said...

Wow !, Negro, oscuro, fugaz.
Cuan nitidez, profundo y muy prolijo.

Genial, saludos.

Mar said...

Qué cadencia visual!
El poema no sólo se lee, se ve,se siente maravillosamente.

Un abrazo

Adolfo Payés said...

Que descanses siempre te esperamos por aquí.. cuídate.

Suerte

Saludos fraternos
Un abrazo

Que tengas una semana extraordinaria

Malena said...

Fernando, espero que esa ausencia se deba a motivos agradables o profesionales y que tú estés bien.

Mil besos.

Camille Stein said...

un abrazo... y ojalá la ausencia sea breve...

kiantei said...

Si no es más que un descanso pues se entiende.
Si pasa algo más te envío abrazos amigo mío y buenos deseos, los de siempre.

MartinAngelair said...

...Un beso para la espera.




Buenos días que son y serán,...ya verás.

Máximo Ballester said...

Qué historia, Fernando. Que arte para que entre perfecta en el poema. Muy bueno!

Espero estés bien.
Que no pase nada malo.
Lo mejor para vos.

Un fuerte abrazo.

Abril Lech said...

Intuyo que necesitas un abrazo afectuoso. Entonces te dejo el mío con todo cariño. Que no necesito saber para acompañarte en la tristeza... Un beso enorme