Followers

Sunday, January 20, 2008

Resplandor

"Por tu culpa
estoy sufriendo...

si pudiera arrancarme
de los labios esta madición..."

Las letras del tango
flotaban a lo lejos
(eran los idus de un marzo
pálido de otoño)
cuando ella me dijo
que ya no me amaba.

Los pétalos que una vez
sirvieron de alfombra mágica,
hoy se marchitan
en los confines del delirio.

Fue como el relámpago
que ilumina la montaña
el resplandor de su mirada
aquella tarde
que la ví partir.

23 comments:

Algaire said...

Los pétalos que una vez
sirvieron de alfombra mágica,
hoy se marchitan
en los confines del delirio.


Esta es la forma de ver las cosas cuando existe amor y cuando ya se acabó.
Un saludo

Malena said...

Puede ser mucho más que un relámpago. Puede ocasionar un caos en el alma que te deja sin poder reaccionar y cuando al fin lo haces, es cuando va apareciendo el sufrimiento y la soledad.

Un beso muy grande.

princess olie said...

Ella se va
y viene la eterna pregunta
"¿por qué?"

En todo caso es mejor
oírlo y saberlo
que suponerlo o deducirlo.

Abrazos, querido Fernando.

Nika said...

la imagen del relámpago me estatizó: tan fugaz y definitivo a la vez.

abrazos

Maybe said...

Esas palabras hieren tanto que es como si el relámpago llegara al corazón, dejando sólo restos calcinados por el desamor.
Desgarrador poema, pero lindo a la vez.
Saludos.

Art Pepper said...

El adios llega y con éste, se van algunas palabras, algunos instantes sin retorno.

Constanza said...

Aveces me oregunto si todo termina donde empezó..
quizás...

Que estés bien!
me fui de remodelación..
de aires nuevos..

[Srta.NaDia] said...

creo que es como algo monotono que siemre sucede.. besos

Nadia

Rantes said...

esas son las frases que retumban en nustro interior por mucho tiempo....

un abrazo, chau

LAURA said...

Escuché tu poema en aires de tango.
Abrazos

Alalluna said...

Todo final lleva detrás un principio. Aunque, de poco sirven las palabras de ánimo cuando llega el momento de una adiós sin reencuentro. Odio las despedidas.

Umma1 said...

Un resplandor inolvidable...

Es tanguero el poema.
Cómo le gusta jugar al amor, con la tristeza de los mortales.

Un abrazo

quantum said...

El resplandor que ilumina el instante y lo eterniza volviéndolo recuerdo, volviéndolo poema: aquí está.

Un gran abrazo, Fer.

Bohemia said...

Precioso (como siempre)

BSS

Maribel Sánchez said...

Me alegro de haber llegado hasta aquí he hecho un buen descubrimiento con tu blog.

Saludos

goroka said...

Ains,qué tristes las despedidas,nos suelen dejar desolados!!

IZA said...

El resplandor de la mirada del que parte es tan imponenete que puede llegar a superar la luminosidad de un rayo. Uno sufre mucho con esa luz, esa luz de despedida.

MORGANA said...

pues por su culpa, has escrito una hermosa poesía.
besitos.

Trini said...

...arrastrando, tras de sí, el negro velo de la ausencia.

Saludos

Lully said...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Debe ser duro ver partir un ser que amamos, espero que la calma llegue a tu espíritu enamorado.

Te abrazo con afecto desde Colombia!

Cata Fdez said...

¿cuántas veces el marchitarse será cosa de dos?, del aire que se mete en las cosas, del tiempo que se interpone con los ritmos, de la materia que no puede hacerse alma...

Manuela said...

Tristísimo, amigo, pero lleno dedulzura inmensa.

May@ said...

Te dedico mi próximo tango, el más generoso de todos!