Followers

Sunday, January 13, 2008

Dudas

Ella tenía
el contorno
de las nubes pasajeras
en un cielo límpido.
No estoy seguro
si la fragancia
a jazmín del campo
era el rastro dejado
por su sombra difusa
o el perfume impregnado
en mis manos,
su última caricia.

30 comments:

Maybe said...

Esas nubes son las que siento que tengo encima de mi cabeza, sólo espero que pronto se disipen y pueda ver el cielo azul...
Lindo poema.
Saludos.

Raquel said...

El aroma a jazmín, uno de mis dos aromas preferidos, hace que lo que has escrito sea aún si cabe más bonito. Tengo mis dudas, ¿te superas día a día o sólo me lo parece?

Alalluna said...

Bueno, debe ser la falta de práctica por todo este tiempo que he estado sin aparecer por el blogger, ha habido un pequeño lio con el nombre de usuario: La Raquel de antes soy yo, sólo quería que lo supieras. Besos desde mi luna

Claudia Perotti said...

Cores, odores, humores e muito sentir!

Beijinhosssssssssssss

lágrimas de mar said...

una caricia con olor a jazmín es igual que un beso con sabor a corazón

besos para ti

lágrimas de mar

Malena said...

Fuera lo que fuera, tuvo que ser una delicia de mujer, Fernando. De aquellas que hacen soñar.

Un beso.

Algaire said...

No importa la duda, en ambos casos el aroma a jazmín resulta agradable.
Un saludo

Bohemia said...

Me siento unida al aroma a jazmin y hoy yo tengo una nube tonta en la cabeza, pero mi cielo se ha despejado un poco al leerte.

abrazos

niña said...

es tuyo? ,,es hermoso

Abril Lech said...

Era su última caricia, ¿qué duda cabe?
Bellísimo.
Puedo sentir el perfume.

Lully said...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Dulce sensación por la cual he pasado en múltiples moments. Rico el poder tener sentido del olfato, reflexiono en estos moments pero sobre todo el amor.

Un abrazo cálido para tí Clarita de comienzo de año!

pancha said...

UF!!! pareciera que todos los sentidos se impregnan... besos

angélica beatriz said...

Dulcemente enternecedor mi querido Amigo.

Las palabras engarzadas son un bello tatuaje para el alma enamorada...

Gracias...

Mil besos y un tulipán blanco para ti.

quantum said...

De algo sí estoy segura: de que el perfume impregna todo tu poema. Muy bello, querido amigo.

Un abrazo, ya va.

Art Pepper said...

Qué rico es oler los recuerdos de las caricias, de las propias, pero cuando entra la duda... entra duda.

Nika said...

¡wow! ¡que ganas de ser como ella!
es que la describes de forma tan encantadora, me han cautivado estas palabras, y esa fragancia, las fragancias definitivamente son vitales, y algunas incluso llegan a ser letales ;-)

abrazos

Furtiva said...

La forma de las nubes, un aroma incierto dejado por ahí... Siempre una ausencia es la que recrea el amor.

Miguel said...

¿tienen dudas? ... los pájaros, las flores, el calor que nos envía cada día el sol. Por aquí un aroma hay cuyo nombre 'dama de noche', evoca el perfume de un mágico abrazo.

MORGANA said...

ese perfume disipa cualquier duda.
hermoso post.
Besitos.

Rantes said...

el aroma de las manos nunca miente mi querido amigo, los recuerdos son los que engañan....

un abrazo, chau

Joaquim Amândio Santos said...

o que é o conhecimento?

visão directa do corpo e da atitude?
prolongado caminho nem que condutor à saturação encapotada?

Vivência superficial feita de fait-divers e não de curiosa partilha sem hora nem condicionalismos marcados?

Será assim tão impossível iniciar o conhecimento na distância? julgo que não e defendo tal desiderato.


EIS A MINHA HOMENAGEM AOS BLOGGERS, ESSES INCANSÁVEIS CRIADORES DE LAÇOS!

:Constanza: said...

Dudas..
Quisiera sentir dudas.. pero no..!
esas nubes se quedaron ahí y no se quieren mover, ojalá que ese perfume nunca se vaya.

Qué estés bien!
:D

PIER BIONNIVELLS said...

El olor a jazmín, fresco como la maturaleza misma.. me encanta.. es como si el aroma de los recuerdos llegara a nosotros por media de esa frangancia.. o como tu dices :

o el perfume impregnado
en mis manos,
su última caricia.

abrazos..

Nika said...

por cierto, creo que tienes un record en mi blog: casi siempre eres el primero en comentar :-)

la peor de todas said...

A veces me sucede eso de que un olor, su recuerdo, su vivencia, su emoción, me asalte de improviso en medio de un día corriente, en momentos inesperados y muchas veces inadecuados. El alma se arrebata imperiosa y el cuerpo entero se sacude un instante...

princess olie said...

Querido Fernando:

Acá estoy, en tu casa, de nuevo.
Lo he conseguido
a pesar de mi falta de dominio
sobre los minutos y las horas...
Ni te imaginas cuánto me gustaría
poder desenchufarme,
pero no es el momento aún.
Creo que abril me traerá descanso
y "abrirá" para mí pétalos y flores
Ya veremos.

Como Raquel, me fascina
el aroma a jazmín,
me recuerda la casa
de la tía Nena,
que cuando abría
la ventana del living
dejaba entrar ese maravilloso aroma

Hermoso tu poema,
es muy delicado y grácil
fue fácil "verla" (a ella).

Abrazosssssss y gracias de nuevo:

Lila Magritte said...

Qué sutil descripción.

Mis abrazos sin nubes.

Mariana said...

y el mismo aroma me impregno el alma al leer tus letras

Umma1 said...

Qué hermoso poema, Fgiucich. Uno de los más lindos que te leí.
Tan sutil, y con tanta fuerza evocativa, que vi esas nubes recortarse en el cielo y sentí frescuras de campo.
Es hermoso el amor, mucho más cuando deja una impronta tan delicada.

Vamos a hacer que el lihbro no se vuelva amarillo.

Un abrazo

Jorge said...

Bellisimos versos... Muy tiernos, muy dulces... Hermosos...

Besos