Followers

Sunday, June 03, 2007

La consulta

Por imperio de la estirpe,
la bautizaron con los nombre
de las dos abuelas.


Creció mecida en cuna de oro
y no sufrió el estío inclemente de enero
ni las heladas implacables
en las madrugadas de julio.

Fue una niña modelo
en aplicación y conducta.

No conoció el monopatín de madera,
pero sí, la bicicleta con cambios
que la hacía sobresalir a ojos vista
de los demás niños,
que con enojosa destreza
le regalábamos los cuernitos
de la mala suerte.

Cuando cumplió los quince
trepamos a la muralla lindera
para envidiar esa demostración
de buen gusto y elegancia parisina.

Los años fueron pasando
igual que en la vida y en los cuentos.

Un día cualquiera,
al llegar a mi consulta,
ví su nombre anotado
para el primer turno de la mañana.

Cuando entró al despacho
la reconocí al instante:
los mismo ojos verdes,
el pelo rubio trigo
y una divina figura
que me hizo suspirar
muy hondo.

Claro, ella no pudo hacer
lo mismo conmigo.
Con el bastón blanco,
tanteando los muebles
y, muy cuidadosamente,
se acercó a la silla
con la mirada perdida
en un vacío infinito.

27 comments:

Freyja said...

que triste amigo, llega al alma la soledad que vive y vivio
de tenerlo todo y no tener nada
a veces se puede tener todo lo material pero la soledad del alma deja las huellas mas grandes que nada en la vida te hace olvidarlas
te dejo muchos cariños y una linda semana
que estes muy bien, besitos


besos y sueños

pancha said...

Mas que tenerlo todo, parecía vivir feliz y contenta, tal vez aislada... a todos nos toca alguna vez aprender a vivir con esos puntos ciegos que solo nosotros conocemos... besotes...

txanba said...

me gusta, me he quedado con todo lo leído... y todavía me da vuelta en el cabeza. besos

quantum said...

Páginas de la vida y su drama en tu poesía, querido amigo, tan presentes siempre...tan vivas, a flor de verso.
Abrazos para ti.

Pablo said...

que forma de contar las cosas
Que terrible el paso del tiempo
como se impregna de soledad sin habalr de ella en ningún momento.
Muy conseguido

princess olie said...

Así es la vida, ¿no?
según lo que nos toca aprender
es lo que nos corresponde vivir...

El inicio de tu poema
resalta una tradición
de mi propia familia
(que rompí con Javilina):
las hijas mayores llevan el nombre
de sus dos abuelas.
Es mi caso.

Tristes letras,
pero dejan pensando
al desnudar la realidad...

Cariños:

olie

art pepper said...

Al final los objetos materiales se desvanecen con el tiempo.

Ciao

BohemiaMar said...

Me desmoroné al final del relato. Si es que no somos nadie, tengamos lo que tengamos.
Te dejo un fuerte abrazo.

Isabel Romana said...

De donde se deduce que todos somos humanos y no vale la pena envidiar a otros, sobre todo cuando no sabemos cuál será su final. Como suele decirse, no es oro todo lo que reluce. Besos.

Lety said...

A mi también me llena esa tradición en los nombres, Sara Aurora es el nombre que no se dió, el de la hija que no tengo.

Tus historias poema me regalan imágenes maravillosas.

Te dejo mi abrazo Fernando

Coralya said...

Las vueltas de la vida. Nunca sabemos que nos depara el destino, ni como terminaremos nuestras vidas. Por lo mismo siempre es mejor vivir el presente, el ahora, el hoy, con felicidad y armonia, que el mañana solo Dios sabe si llegará.
Un beso enorme y todo mi cariño.

Coralya

MORGANA said...

Me dejaste sin palabra.
Besos.

Rodrigo said...

saludos buen hombre...saludos fraternales desde este lado del planeta...

vengo para agradecer tu afecto poético, ya habitan conmigo las letras de tu vida y están reservadas en lugar de la luz más Clara...allí les tocará dar más luz a quien lo quiera...

vengo también para contarte que he vuelto a las letras y las de hoy guardan el aroma del café de un viernes de mayo...

viajes y letras y una voz que podría haber sido la de C.

y sobre el texto...mmmm...no podría asegurar que su ceguera le impidiera advertirte...


te dejo un gran abrazo y otro más...

malena said...

No creo que en ese momento en la consulta, envidiaras la vida de ella.Ella perdió gran parte de su vida al perder la vista y seguramente daría la que le quedaba por volver a contemplar lo que había perdido. Seguramente en aquellos momentos, valoró todo lo que no había valorado anteriormente.

Un beso.

Bohemia said...

A cada uno nos toca una coa en esta vida, quizás lo que tenemos que aprender...

Un beso y como siempre me encantó esta historia.

Rain (Virginia M.T.) said...

Analogías físicas y distancias anímicas.
Has vivido bastante, es una percepción que tengo...

Salutes.

malena said...

He tenido una gran alegría al ver tu paso por "mi Casa" y dejarme tus comentarios.Gracias de corazón.
Un beso.

Umma1 said...

Es triste.
Pero bueno, a su manera sería feliz.
No tener la vista es terrible, pero quizas más para quienes si la tenemos, que para los invidentes.

Abrazos :)

Gabriela said...

Estupendo, Fernando. Siempre sorprendiendo con hondas paradojas.

Nika said...

desgarras la piel del alma.

abrazos

Amapola said...

Que ya la veo,
y no solo con el peso de sus nombres sino con la furia de sus estirpes imperiosas señalándole los surcos del tiempo.
Me pierdo en el trigo de sus cabellos y en el verde de su mirada detenida en el tiempo en el preciso instante en que el mundo volvió a tener sentido.

(Gracias por tus palabras, seguramente esas han de ser una de las pocas entrelíneas que solo comprendan los amigos)

Un beso

Laura said...

Fer:
me morí de tristeza pero no deja de representar fielmente muchas realidades.
Abrazos

Ninoschka said...


FELIZ FIN DE SEMANA

ufff.. triste pero bello tu poema... Para nosotros los videntes parece que la luz es esencial en nuestras vidas.. pero... aún teniendo luz para ver... somos en muchas oportunidades unos ciegos... Y a los que la vida les quitó la luz... son seres que pueden ver mucho más allá que lo que nosotros veríamos... pues ellos aprenden a ver con el corazon y a escuchar sonidos que nosotros por tanto consumismo desaprendimos... a escuchar una risa.
Lindo tu tema.. me puedo volar horas enteras con tu poema.

Bss

(¯`•.•´¯) (¯`•.•´¯)
*`•.¸(¯`•.•´¯)¸.•´
♥´`° ♥`•.¸.•´♥`•.¸.•´*♥-yo-♥

la dama said...

Es un poco bastante triste...pero encantador el texto que nos regalas...

Gracias
besos
la dama de Shalott

UMA said...

Siento que la realidad que vemos es la que creemos ùnica y verdadera...
Esos ojos con los que miramos a veces nos impiden ver la realidad objetiva, presos de nosotros, de nuestro prejuicio y de nuestra subjetividad...
Tremendo, como siempre.
Un abrazo, Fgiucich y gracias siempre por tus palabras.

Freyja said...

querido amigo
que tengas un buen fin de semana y estes muy bien
besitos


besos y sueños

TERESA said...

Lo tenia todo y no tiene nada...