Followers

Sunday, April 08, 2007

La estadística

Aprendió a sobrevivir
entre chapas herrumbradas,
barro mezclado con orín
y el hambre prendido
a sus talones.

Creció, a pesar
de los pronósticos
y estadísticas desalentadoras.
Conoció los códigos
de la violencia
porque vivir en paz
era una utopía
enganchada al dolor
de sus riñones,
golpeados por los
palazos de un padre
borracho.

No sabe del olor
a sábanas limpias
ni la sonrisa de una madre
cargada de hijos
y amargada por
los surcos del destino.

Camina, lentamente,
todas las tardes
por la calle de mi casa
arrastrando un carro
maltrecho con la cosecha
del día, en las bolsas de
basura.

Muchos le tienen miedo,
otros lo miran con desconfianza
y, algunos, con la indiferencia
castiza del que tiene todo.

30 comments:

Araceli Casanova said...

y asi hay tantas realidades que la indiferencia castiza tapa.Me trae a mis ojos la imagen del vagabundo, ese amable y perdido que puede tocar un dia la puerta de cualquiera.Un abrazo.Ari

pancha said...

Detrás de cada ser humano hay una tremenda historia.. lo importante es verla

Gabriela Zayas said...

Acabo de visiat una web de Charles Dickens, no es extraño que tu poema me remita también a ese universo de injusticia social y de tristeza que el la infancia de muchos. Un abrazo, Fernando.
(Al margen, hay una errata: 'acasa' por 'casa')

Besos.

Umma1 said...

Creció y sobrevivie en las mismas.
Y los que podemos hacer algo, seguimos dando palos.
La idea es hacer invisible lo que nos asusta, y esa chica, nos pone en alerta.

Ew terrible

Nika said...

como dijo un defensor de los derechos humanos respecto a las estadísticas: detrás de cada número está un ser humano, un rostro y una historia.

abrazos

princess olie said...

Me recordaste un episodio cotidiano en la puerta de la casa de mi abuela, hoy demolida.
Ella acostumbraba recibir los tarros de dos mendigos, harapientos, que llegaban cada día, de lunes a viernes, para que les diera comida.
En forma muy natural, ella iba a la cocina, echaba agua hirviendo en los tarros de hojalata y, como siempre cocinaba de más, servía buenas porciones en cada tarro y les llevaba a sus "caseros", que se sentaban fuera de su casa a comer.
Muchas veces, por curiosidad, yo salía para ver como comían, pero ella me decía: "éntrese, déjelos tranquilos".
Ella, cuando enviudó y quedó sola con seis hijos, el menor de ellos mi padre, con tres meses de edad, debió sufrir las consecuencias de la recesión mundial de los años 30,
de modo que sabía lo que era no tener nada o tener muy poco.
Ciertamente, cuando se tiene de todo, normalmente no se conmueve uno con la misma sensibilidad, pero si tengo algo de comer y alguien llama a mi puerta, trato de imitar a mi abuela Ofelia. Sólo trato. Alcanzar su altura espiritual es imposible.

Besos, Fernando. Linda historia. Para que nunca miremos a los vagabundos como un montón de trapos malolientes sin rostro ni corazón.

olie

MORGANA said...

El miedo paraliza y no te permite avanzar.
Besos.

kiantei said...

Y así interminablemente, siempre sumando números a las estadísticas.
Es curioso, aún en la fuerza del desgarro con el cedazo de tu pluma termina siendo canción.

Un abrazo amigo mío.

Bohemia said...

los vemos a diario, cerca nuestra, cruzando la calle, parado en la acera, al otro lado de la ventana...

DE-PROPOSITO said...

Olá.
A magia das palavras que nos tecem um quadro da própria vida de 'alguém'. _E qual o título para o quadro?...
'O INFELIZ',...'O ANDRAJOSO',...'ESQUECIDO',... não sei, seria melhor que estas 'imagens' não fossem conhecidas do ser humano.
Fica bem.
Um abraço.
Manuel

Laura said...

Que triste es encontrarlos también aquí en el blog. Cada día hay mas de estos personajes deambulando a nuestro alrededor.
Abrazos

Anonymous said...

Tú le has dado rostro, tú le has dado piel.
Un gran abrazo siempre, amigo mío.

Quantum (de momento sólo puedo entrar como anónimo)

Eliza Doolitle said...

Las frases están ahí, sólo hay que saber leer entre líneas...

Isabel Romana said...

Consigues hacer retratos magistrales (y marginales). Tienes un don. Besitos.

Kota feel's.. said...

Es increíble todas las realidades que uno puede escribir y estampar ...
lindos poemas!
:D

q estés bien.

mi despertar said...

me hace bien leerte...........

George said...

es un hombre borracho pero con dinero. el dinero lo hace vacio, pienso que es una mal común, al menos más común de lo que se cree. el hombre odia mucho.

BELMAR said...

gracias por tu visita... vuelve cuenado quieras!

Maria Cristina said...

cada persona es un mundo aparte con muchas cosas por contar, un abrazo grande para ti y feliz pascua

allen said...

Historias, vidas, instantes, besos, caricias, sueños, dolor, pena, tristeza...
Siempre hay sentimientos... Detrás esté la persona...

Me gustó descubrir tu rincón...

Ninoschka said...

Wow... qué fuerte el poema!
Me llegó profundamente...

"Muchos le tienen miedo,
otros lo miran con desconfianza
y, algunos, con la indiferencia
castiza del que tiene todo".

y esta parte muestra una clara realidad de lo que es hoy en día nuestra sociedad.

Te deseo mis deseos de que pases un bello fin de semana junto a lso tuyos.

Un abrazo

-Yo-

Cuervo said...

"Muchos le tienen miedo,
otros lo miran con desconfianza
y, algunos, con la indiferencia
castiza del que tiene todo."

esto me gusto mucho

saludos

Yessi said...

Historias como esta encontramos todos los días y lo verdaderamente triste es que aun las haya.

Besos.

belita said...

Espantosa realidad, lo peor no es que exista sino que como dices "Muchos le tienen miedo y
otros lo miran con desconfianza" sin darse cuenta de que seguramente es feliz ¿Lo somos nosotros?

Freyja said...

que increible y real, cuantos aprenden a vivir y a sobrevivir asi
les llamamos vagabundos, van de lugar en lugar, sin destino, sin lugar especial que los acoja
llevan el codigo de la calle, no abrazan al amor, huele mal, pasan hambre y saben amar, tienen sentimientos hermosos pero no ocupan un lugar en la sociedad que los respete como seres humanos
me impacto, la verdad que cada vagabundo que veo siempre logro buscar el porque llego a eso
al leerte hoy entiendo mas de ellos
hermoso y triste
besitos amigo y que tengas un bello fin de semana
un abrazo grande
besitos



besos y sueños

David Wilson said...

las estadisticas no son solo numeros ,la vida vive y sobrevive , me gusta el arte vinculado a lo social , dice mucho de uno .saludos fernando.

Umma1 said...

Buen fin de semana, amigo

(F)(F)(F)

Ondina said...

¿Por qué será que muchas veces,mucha gente,siente miedo ante seres así?
Quizá es más fácil que sentir compasión,solidaridad,intentar...qué se yo,algo.
No,más fácil pensar...será un malhechor,mejor me alejo corriendo a mi mundo,para que no me haga daño.

Lety said...

Y tú Fernando, sigues reuniendo en tu saco, poemas como este, que integrarán a no dudarlo el segundo libro de Clara,

Y yo sueño ya con presentarlo,

Abrazos para tí amigo mío

Amiguis/z said...

Guau.