Followers

Sunday, March 25, 2007

Las hadas

( a Antonia, Candela y Maira)

Tres hadas convergieron
en el triángulo de la esquina
donde, tropezando con los
escombros, avanzaba el
hombre golpeado por las
sombras de la noche.

Y le encomendaron
la tarea de reescribir
su historia con el tintineo
de las estrellas y la pluma
que el ruiseñor abandonó
en las paredes despintadas.

Pasmado ante la luz
que despedían las flamígeras
doncellas,
no supo qué responder.

Entendió, simplemente,
en la niebla que galopaba
por su alma perdida,
era aquella,
la última oportunidad.

33 comments:

logosjuris & theologicus said...

¨Entendió...era aquella la última oportunidad¨.

M.

princess olie said...

Oh, la oportunidad. La coges de inmediato o se va y queda en la mente cómo se aleja con un pañuelo blanco, despidiéndose y asegurando que no regresará...
Lindas letras, querido Fernando. Te dejo un gran abrazo:

olie

Antonia said...

Es un regalo para nosotras tenerte bajo los castaños y tener el poder de una varita mágica para convertir un universo virtual frío y lejano en un lugar de encuentro, de abrazos y cercanías que muestran otro universo que podemos construir. Feliz de tenerte cerca D.F.

Bohemia said...

sabes algo??? Me encantan las historias de hadas...

Bss

lavacamariposa said...

recordé la peli pequeños milagros.

Charo said...

A mi siempre me han gustado las hadas, los elfos, los unicornios; me pasé la infancia volando con ellos...

Gracias por tu visita y desde ahora me autoinvitaré al calor de tu casa.

quantum said...

Entender de súbito en un momento dado: Epifanía. Creer en ella es tenerla alguna vez.
Abrazo, amigo mío.

Umma1 said...

Y a quien alguna vez, no lo tocó la luz de un hada?

Un abrazo

Nika said...

wow, comprender que se está frente a la última oportunidad debe helar de miedo, pero por otra parte puede ser el momento preciso para por fin vivir sin atisbos de dudas.

hermoso.

besos

Coralya said...

Que hermoso que esas tres hadas mágicas se hayan encontrado y reflejen ese cariño que les sale por los puros y el apoyo mutuo que se dan en las buenas y las malas.
Que lindo tu post, reflejado para quienes mucho quiero.
Besos,

Coralya

Laura said...

no debe ser nada fácil encontrarte con trea hadas y saber que la oportunidad es única. ¿Qué les pediría yo?
Me quedo pensando

George said...

eran hadas o el hombre que pensaba que imaginaba las hadas.

Maira said...

Una esquina que se llena con el calorcito de tu hoguera...

abrazos

Denise said...

Y se salvó y se reinventó, seguramente :-)fu

DE-PROPOSITO said...

As fadas. Um encontro casual. Por aqui elas costumam esperar os caminhantes é nas encruzilhados (caminhos em cruz). É claro cada povo têm a sua maneira de contar as coisas. Eu suponho que as fadas (boas e más), estão relacionadas com a religião.
De qualquer forma o poema deve ter qualquer coisa que talvez eu não tivesse entendido bem. Eu, e o caminheiro, uma vez que ela ficou sem palavras. É possível que alguma donzela (fada) fosse lindíssima, o suficiente para tirar a voz ao mortal mais empedernido.
Fica bem.
Um abraço aqui de PORTUGAL.
Manuel

Lety said...

Pues Antonia, Candela y Mayra, deden estar felices al ver tan bien atendida su petición,
Fernando ¡¡me encantan las hadas, ondinas, amazonas, y todas esas bellas criaturas de los bosques y los sueños

Isabel Romana said...

Tres hadas haciendo un encargo en la noche, entre la niebla... Me hubiera encantado que me hicieran el encargo a mí. Besos.

Piel de Zeda said...

No creo en la hadas, quizás me estoy perdiendo de algo muy interesante.

TERESA said...

Entonces seguro que supo aprovecharla.

Umma1 said...

Un saludo

AZUL said...

diganme donde se encuentran esas hadas...para también reescribirme que aunque no me arrepiento de lo andado...sigo creyendo en el eterno retorno..sólo con un antecedente del pasado...

Alalluna said...

No me gusta pensar en las últimas oportunidades, más bien creo que las oportunidades siempre deberían ocupar el penúltimo lugar... Por algo hay por ahí quien asegura que aunque una puerta se nos cierre, siempre habrá otra que permanezca abierta esperando... Con las oportunidades, lo único necesario es no desistir en el empeño de querer salir en su busca, la pena es que no siempre tenga uno el ánimo suficiente como para andar detrás de ellas. Besos

Manuela said...

Habrá que aprovechar, entonces, esa oportunidda última.
Abrazos

Enric said...

... y es cierto que la última oportunidad solo dura un instante...

itnentare escribir de nuevo :)

abrazos!

enric

Cata Fdez said...

que delicia!, me acordé del cuento de Quevedo persiguiendo la doncella deluz, que sólo era el reflejo de la Luna en los abedules... abrazos!!!! miles, ya te extrañaba mucho!!!!

UMA said...

Me alegra saber que ese hombre golpeado encontrara en ellas la respuesta.
Un abrazo, Fgiucich

Sirena said...

Precioso poema lleno de fantasía, hadas y varitas mágicas. Al leerte, me sentí como la niña que llevo dentro. ¿Sabes? Nunca tendría que haber una última oportunidad en nada. Besos infinitos. ;) Un placer leerte.

Mary Carmen San Vicente said...

Te tengo una tarea no muy poética en mi blog =)

Logos, Sophia y Theo said...

Ayyyy Fernando, pués he visto que te llaman Fernando...

¿Yo ganarme el cielo? creo que es por gracia y misericordias...

Y aquella noche sí fué de magia con alguien a quien no he visto jamás....

Freyja said...

siempre hay una oprtunidad aunque sea la ultima
me encantan los cuentos de hadas y hadas, siempren tienen encanto
que estes muy bien y un lindo dia domingo
un abrazo y besitos


besos y sueños

Pepe Luis...un buen tipo said...

Se me ocurre pensar que Antonia, Candela y Maira van a otorgar mas de una oportunidad, porque ellas desean encontrar ese alma perdida.

Mi saludo

José Luis

Mary Carmen San Vicente said...

fgiucich está bien estáaaaa bien te perdono la tarea, aunque una que otra maña ya casi la adivino =)

Candela said...

Ya sabe usted, la vorágine de los días me ha tenido en una suerte de parálisis lectora.
Hoy he pasado por aquí al fn y he visto la magia relampagueando en mil destellos.
Un regalo que enmudece, luz, suerte, hadas al viento saludando a un caballero.
Emocionada y sin voz.
Un beso