Followers

Sunday, August 06, 2006

Adios.

Tenía las manos
manchadas con el
rubor de sus mejillas
y los labios quemados
con lágrimas de sangre.

No quise dejar rastros
que ensuciaran
el nuevo camino.

La abandoné
entre la simiente
de una mañana
cargada de nubes
y no volví la cabeza,
temeroso de no poder
sostener su mirada.

32 comments:

Olie said...

Cuando los hombres se van, no explican.
Cuando las mujeres se van, lloran o dejan una carta en la habitación vacía.
Hermosa descripción de una de las mayores tragedias y de uno de los peores riesgos que tiene el amor:
el abandono, por desamor.

Cariños,

olie
6 agosto/2006

Kadannek said...

Concuerdo con Olie.. el hombre tiende a dejar ciclos inconclusos, aun q eso no significa que no sufra, y tampoco significa q todas las mujeres lloren.

Me enkntaron vuestras palabras.. es un agrado leeros.

Pancha said...

No es fácil sostener la mirada cuando decimos adios con las celulas, el alma y la carne... un abrazo Don Fernando...

Sovka said...

Nunca es fácil decir adios, menos cuando todavía se ama :(

Te abrazo!!

Ana Isabel said...

Esos ultimos momentos que permanecen en el hoy, como que nunca se trasladan al pasado.. y esa mirada que nos haria devolvernos y romper esa decision.. ummmmm.. es duro... cada vez que se parte de un sitio dejamos parte de nuestro ser colgando en el viento, en el tiempo, ese tiempo.

La Barquisimetana said...

Lo más dificil es sostener la mirada... Muy fuerte!!!

Bohemia said...

Lo de la mirada me ha llegado al alma, porque esa mirada luego se convierte en lastre en la conciencia. Mil besos!!!

Hiscariotte said...

El abandono es duro, pero muchas veces necesario. Saludos.

Laura said...

Las marcas del abandono son de pintura corrida y de cicatrices en el corazón.
Bella descripción del dolor que causa ver cómo se aleja el objeto amado.

Abrazos

Ul said...

En ocasiones nos empeñamos en relaciones imposibles, dolorosas y engañosas...con la temible soledad acechando tras nuestra espalda..y duele, luego duele, pero a veces un poco de dolor compensa.

Un suicida emocional

nika said...

el adiós. cómo duele y desgarra el adiós...

besos

Javilina said...

"No quise dejar rastros
que ensuciaran
el nuevo camino"
eso me recuerda una vez que terminé y me deshice de todo lo que él me había regalado, de todas las fotos que teníamos juntos, de todas las tarjetas, las cartas, los mails, DE TODO...
aún así... uno recuerda, porque los rastros que quedan no son materiales, sino vivenciales.
como siempre muy buen poema...

un abrazo!

Tontograve said...

no volver la cara.
No por la mirada, sino por la estatua de sal.
Abrazos.

Rantes said...

la paritda sin mirar atras, me suena familiar...
un abrazo,
chau...

indianguman said...

Sin volver la cabeza..
irse así

Ay

Ondina said...

Los nuevos caminos siempre se empiezan con restos de vivencias que quedan en el alma.Siempre es difícil sostener la mirada de quien dejás atrás,al fin y al cabo,no es sólo por el dolor que dejas,es que una parte de tí,que no volverá,también se queda,es que...se ponen tantas ilusiones! que,a veces el dolor que sentimos es comprobar que allí,atrás en el camino dejado,se quedan echas girones nuestras más sentidas ilusiones

Emilio said...

Puede tener una infinidad de interpretaciones vuestro texto don EFE. Sin embargo todo puede ser cuando caen lágrimas de sangre. Salu2

quantum said...

Ese poema se siente como un golpe. Golpea como un recuerdo que se siente súbito y nos aborda sin pedir permiso, y duele burlando al tiempo.
Un abrazo de regreso y gracias por venir a verme. Te leo.

mismanos said...

Creo que el personaje tomo la mejor opcion, simple,
Saluditos Clara""

Ipnauj said...

Qué difícil es explicar cuando tenemos que huir del fuego que atrae, pero que también mata.

Un gran saludo.

kiantei Castor said...

Versos de una valentía de la que no todos podemos hacer gala...
También he degustado con deleite cada verso y rima que ha quedado algo atrasada, siempre cuente con ello.
Me enorgullecen tus visitas amigo mío.

Un abrazo

alma said...

Debe ser que en estos días abunda la energí de las despedidas...hice un posrt sobre el mismo tema.
Besos

Coralya said...

No volviste la mirada, para que no viera el brillo y la pena de tus ojos.

Coralya

Enric said...

y al final pudiste hacerlo?

hay q ser fuerte!

Enric

M.C said...

tus palabras
tan buenas como las prestadas

¿Por qué? said...

Precisamente por eso, es que la personita que me quiere, no se deja entregar a mis brazos.

Lindas palabras.

Uma -La rubia del Muelle- said...

Tras de si los recuerdos que lo engullen sin tormento, usted ha sabido dejar limpio el nuevo camino.
Mas abrazos, Fgiucich

Lety said...

Ah don Fernando, estas experiencias tan bien contadas, me hacen pensar en una vida plena de amores y desamores.

Venir aquí es como asistir al teatro, cada vez que el telón se descorre una historia que sorprende y emociona,

Le dejo mi beso en la frente

Freyja said...

que hermoso y triste
el adios deja sentimientos en ambos, ella llora desde el alma y el camina en el silencio
hay amores que quedan en el alma
besitos desde Sucesos, este pasaporte solo necesita miaradas complices, susurros y abrazos
un abrazo y un bello domingo



besos y sueños

La hormiguita said...

Precioso poema.
Saludos.

Cata Fdez said...

temeroso de sostener su mirada... con esta frase trague espeso el espacio entre mi cuerpo y el alma... ¿cómo podemos llevar a rehuirlas miradas amadas?¿No es acaso deber de la historia compartida, dejar el último adiós empapado entre las pupilas?... te prometo. tragué espeso con tu verso.

Gabriela Zayas said...

Siempre te encuentro poeta, Fernando. Un beso.