Followers

Saturday, June 17, 2006

El estribo

Desde el estribo
de mis pecados
quise asirme
al cielo encapotado
pero una marosma
de nubes me negó
el permiso.


En el sueño de la locura,
transpirando entre las cobijas
marcada por la angustia,
de insomnios y desvelos,
trataba de buscar
el equilibrio necesario
para enfrentar a este mundo
insolente y maldito.

En esa oscuridad interminable,
perdida la libertad de morir
en paz,
no sabía muy bien
si el tiempo corría
en algún sentido o
eran los recuerdos
que avanzaban
y retrocedían.

Afuera, entre las
glicinas del jardín
una leve brisa
movía sin ganas
el mandil colgado
del naranjillo.

16 comments:

Gabriela Zayas said...

Siempre me siento en el escenario de tus poemas, como el que mira un cuadro de Vermeer se siente dentro del cuadro. Hoy más.
Un fuerte abrazo.

Ondina said...

Recuerdos avanzan,retroceden,
conforman nuestra vida,
al final somos recuerdos,
eso es lo que nos queda,
sacarlos,contemplarlos,
volverlos a vivir...
tantos recuerdos,
sí,he vivido,
por eso tengo recuerdos
sí,viviré
y aumentaré el caudal de mis recuerdos...
Pero que siempre,
una brisa suave
moviendo a desgana
alguna cosa
nos certifique,
que aquí estamos
que vivimos
que recuerdos futuros
llenaran nuestra vidas

indianguman said...

No sé qué decirte, me ha fascinado. me gusta especialmente cuando hablas en primera persona. no sólo veo como si pintaras al escribir, sino que me siento protagonista. Quién no ha eternizado noches entre las sábanas y los recuerdos, mientras el mundo afuera parece seguir un ritmo natural pero ajeno

este es muy instrospectivo y sutil.

besito

eduardo said...

que maravilla F., que maravilla!! me quedo sin palabras...

un abrazo.

Bohemia said...

Un placer como siempre venir a leerte y descubrir otro pedacito de tu rico mundo interior.
Besos

Emilio said...

Don EFE ese remate estuvo de pelos. Todo en un segundo. Salu2

Lety said...

ese mandil ondeando al viento, símbolo de todos los momentos idos

Beso en la frente don Fernando

Laura said...

Me metí en tu cuadro sin querer
¿cómo? ¿no sabías que pintabas?
Bueno, yo te lo informo, y lo haces de un modo muy pero muy realista.
Cariños

Ipnauj said...

El sueño de la locura siempre tiene destellos de lucidez.

Un gran saludo.

Araceli Casanova said...

me senté al lado de la leve brisa,para ver si se llevaba esa tristeza, fue así como lei este letras...un abrazo.

Hiscariotte said...

Cada vez estoy más convencido que el equilibrio no es el mejor aliado para enfrentar a este mundo; aunque claro, puede serle útil a algunos.

Saludos.

kiantei Castor said...

Como en casa, bebiendo a sorbos de lo mejor de tus palabras.

Un besito

UMA said...

Y el mundo sigue girando y las cosas moviendose en torno nuestro, sin que nosotros podamos hacer nada, eso es maravilloso cuando tenemos asombro.
Un gran escrito, Fgiucich, de esos que arrima la brisa.
Un besazo

YoHannah said...

Hola, amigo: ya estoy de vuelta y saludando despacito a los compas de la blogósfera. Gracias por tu apoyo y buenos deseos, y también por tu saludo de bienvenida.

Un abrazo entrañable

Hannah

Esther Croudo Bitrán said...

Muy lindo...gracias por ese regalo.

Olie said...

También me identifico con estas palabras hipnóticas...
El camino al crecimiento atraviesa por el páramo del insomnio y la angustia es un lago que incita al espíritu a zambullirse en la oscuridad...

Saludos,

Olie
2 agosto