Followers

Saturday, January 28, 2006

Añoranzas

Con la parsimonia que
le permitìan los años,
avanzó con paso lento
hasta el estrado ornado
con banderas y
guirnaldas.

Arribó a esas tierras
siendo un mozo
veinteañero,
pobre de solemnidad
y sin hablar una
jota del idioma.
Trabajó de sol a sol,
ganó y perdió fortunas,
encontró amores morenos
que le dieron una
vasta prole
y hoy, casi sesenta
años despuès,
trepaba al podio
para recibir un
pergamino con
cientos de firmas.

Ese abuelo perdido
entre la multitud de
aplausos,
sintió en sus venas
casi frìas, un ligero
correr de añoranzas
evocando aquel pueblo
que abandonò hacia
la Amèrica.

20 comments:

nika said...

"la América", tierra que ha recibido y amado a tantos.

aquí en Caracas siempre me topo con abuelos como estos.

besos.

Anawin said...

Como cambiamos con el tiempo. De dar a recibir. El reconocimiento a una abuelo emigrante. Memoria, nos falta memoria. Muy bueno. Felicidades.

Olie said...

De haber vivido más, mi abuelo croata hubiese llorado al leer estas líneas...
Lo asocié con una antigua canción de Miguel Ríos, que hablaba del abuelo que se marchó de España.
Brrr. Qué emoción y cuánto coraje para zarpar a tierras ignotas.

Un gran abrazo, te sigo leyendo:

Olie

Laura said...

Fernando:
leer esto hoy, recien llegada, toca muy profundo.
Es una historia pasada, de esas de tantos abuelos nuestros, y es a la vez una historia que se esta escribiendo en otros lugares, por tantos jovenes que parten,quizas no tan desprovistos de equipaje, pero que supongo tendran igual final.

Besos "calurosos" desde Baires

Bohemia said...

Es una joyita!

no disponible said...

Ay, esos abuelos, que viven en el medio de un puente, nunca terminaron de llegar, nunca regresan.

Saludos.

Sr. Santana said...

muy conmovedor

saludos

En el bosque encantado... said...

ojalá tengamos tantos años para poder recordar...
hay mentes que por más que lo intentan, nunca lo van a conseguir...
por la añoranza de los abuelos y sus tierras y las vidas
y los elefantes en los ascensores

RODOLFO GAINZA said...

Amigo, tu historia me ha llenado de emoción, y ese joven de tantos años, siente que su corazón está felizmente dividido.

Un abrazo.

Ipnauj said...

Mi abuela materna llegó desde Rusia. A nombre de ella, que ya no está por acá, te doy las gracias por las bellas palabras.

Un gran saludo.

Hiscariotte said...

Borges decía que lo que se extrañan no son los lugares, sino los tiempos transcurridos en tal o cual lugar; pero claro, a lo mejor se equivocaba.

Saludos.

Lety said...

En este tema, tan importante y tan humano, percibo una de las diferencias radicales entre nuestros pueblos, y lo digo con todo respeto, sin decir esto es bueno y esto es malo, simplemente lo pongo de manifiesto. Ustedes tan conscientes de sus ancestros inmigrantes, nosotros tan imbuidos en nuestra mexicanidad que poco sabemos de nuestros ancestros emigrantes que por supuesto también los tenemos. Voy a tomar un poquito de ustedes para recordar a mis abuelos. Besos para usted don Fernando

Pancha said...

mis abuelos eran espanholes, sobrevivientes de la guerra y me llega la historia, es que cala profundo no? un abrazo don F.

Emilio said...

Cuantas historias en siete décadas de vida. Dan ganas de revivirlas a punta de entrevistas. Vale el reconocimiento.
Saludos Don F. Le puse un Link a Clara.

Denise said...

También pasa al contrario, de este lado hay abuelos que quisieron irse y se quedaron, o que se fueron y la nostalgia los empujó de regreso.

Olie said...

Fernando:
Te invito a jugar. Con tu hermoso estilo, creo que podrás cambiar el meme, transformándolo en versos.
Tú decides.
Las reglas están en mi bitácora.
Un abrazo:
Olie

Tristán Estar said...

Esa mezcla entre razas es la que yo llamaría "pura sangre", no aquella que podría jactarse de ser azul, o aria, lo que sea, generación tras generaciones. Ésta es pura sangre, porque esta sangre sabe el verdadero quehacer de la sangre.

Olie said...

Te esperaré, Fernando. Disfruta de tus vacaciones.

Un abrazo de tu amiga:

Olie

DINOBAT said...

Quien no añorra su tierra!, lindas palabras!,tiempo sin verla!, saludos,


JD
msn:n76pf@hotmail.com

UMA said...

Què tema...
Estas historias me traen la extraña mirada de mi abuela, y su risa...què dolor.
Gracias.
Precioso, un abrazo.