Followers

Monday, November 15, 2010

Carta abierta a Lety Ricardez

Mi querida Lety:

Esta tu casa hoy baja la cortina y te acompaña en ese camino donde la resignación es el eslabón que el alma tiene como último recurso.

La partida de Don Agustín es dolorosa: se ha ido el esposo, el padre, el amigo, y las sombras de la muerte no encuentran, en este momento, el viento que despeje los negros nubarrones. Saberte en este trance y no poder darte un abrazo, me llena de tristeza.

Se, con certeza, que tu espíritu está templado para soportar la peor de las tormentas y tu pluma, privilegio de los elegidos, te dará la fuerza necesaria para restañar esa herida que duele y mucho.

Algo que no alcancé a comentarte en nuestra comunicación telefónica de esta tarde, es que el sábado, conversando con Cecilia nos acordamos de tí, rememorando aquellos momentos de nuestras pláticas oaxaqueñas. Es como si alguien nos estuviera avisando o, quizás, llamando.

Junto con ella, te hago llegar el abrazo más profundo y sentido para tí y tus hijos.

Te queremos mucho.

Fernando.

8 comments:

Isabel Romana said...

Me sumo a tus condolencias. La muerte a todos nos hermana. Un abrazo.

Miguel Schweiz said...

Y yo Clara, acabo de enterarme. Adoro a Lety, la siento tanto aunque haya sido por este medio y la noticia me ha dejado... no puedo expresarlo bien.

Gracias por haber dejado el mensaje.

Besos

MaLena Ezcurra said...

Dulces palabras llenas de sentimiento.

La muerte no tiene piedad.


Te abrazo mi querido amigo.



M.

Catalina Zentner said...

Conozco a Lety a través de su blog. Me apena esta pérdida y le arrimo mi afecto y comprensión.

Trini said...

Siempre es triste perder a un ser querido, también lo es para los amigos, el ver el dolor de esa pérdida en quién queremos. Es un hermoso abrazo de palabras para Lety.

Mi abrazo desde aquí a ambos

Oréadas said...

Hermosas palabras, para una despedida y un abrazo de condolencia.
Un besito

Lety Ricardez said...

Mi querido Fernando, gracias por esta muestra de cariño que me llega al alma. Aún estamos en el novenario de mi gordo, y me siento un poco sobre el aire, el dolor lo iré asimilando a tragos, no de golpe.
Gracias también a todos,a Miguel, a cada uno, que Dios los bendiga

Carolina said...

Sin mucho que decir debido a la íntima naturaleza de esta carta abierta, te dejo mis saludos y mis agradecimientos por tu visita. Prometo regresar todas las veces que decidas compartir tu arte. ¡Hasta pronto y no te lamentes por el abrazo que no pudiste dar: aunque no conozco a la destinataria de tu carta, estoy segura de que tus palabras te han acercado hacia su alma...!