Followers

Monday, August 16, 2010

Vorágine

En la vorágine de las noches sin tiempo, cuando el alma presiente la tormenta, percibo que el rubor de tus mejillas, me marca el camino de regreso.

22 comments:

MAR said...

A la casa del corazón y de los besos?
Besos para ti.
mar

CROMOSOME said...

Para todo hay manera de evitar tormentas y disturbios; para todo hay una instancia... pues la memoria es tan amplia como oscura, pero a veces también puede ser asertiva.

La memoria es mágicamente mágica!

Trini said...

Un faro que hay que conservar.

Abrazos

Adolfo Payés said...

Que gusto volver por tus espacio.. espero no perdérmelos..

Es siempre es un gusto visitarte

Un Abrazo
Saludos fraternos...

Máximo Ballester said...

Pero mirá que hermosos luceros. Muy bueno, Fernando. Un abrazo.

mentecato said...

Ese regreso a lo más hermoso...

Un abrazo.

Volarela said...

"El color de tus mejillas"... Un pequeño signo puede expresar todo un mundo de sensaciones, en este caso, de protección y de amor. El poeta sabe extraer la miel de las infinitas flores. Tú lo consigues.
Saludos cordiales.

Noelplebeyo said...

sigue el color...sin prisa

virgi said...

¿Ves? sólo el amor es capaz de fabricar una brújula tan bella.

La sonrisa de Hiperión said...

Ays las tormentas... esas que arransan, esas que tye dejan seco por dentro y húmedo por dentro...

Saludos y un abrazo.

Pilar Moreno Wallace said...

Un placer conocer tu blog.
Saludos

La peor de todas said...

Como esa pequeña llama en medio del pecho que te recuerda que aún vale la pena estar vivo.
Hermoso.
Un beso

Catalina Zentner said...

Y es un camino inconfundible, directo, ¿verdad?

Abrazos,

இலை Bohemia இலை said...

el regreso del guerrero, en busca de su descanso...

bss

MentesSueltas said...

Bellisimo, siempre encontramos el sendero en los sentimientos...

Te abrazo
MentesSueltas

Maybe said...

El mismo camino que me trae siempre a tus poemas...
Saludos.

angélica beatriz said...

Un camino de regreso dulce y amoroso, querido Fernando.

Gracias por estar aquí siempre.

Un beso.

Cassandra said...

No hay como eludir esas huellas... ve tras ellas!

Un fuerte abrazo

paolav said...

Cuando se tiene ese rubor, ese rastro de amor, todo se puede, todo...
Un abrazo Fernando

mentecato said...

Querido hermano:

Mi padre también fue minero. Siempre ha habido una gran fraternidad entre ellos. Esto es un milagro.

¡Ay! Chile amado y tu loca geografía.

Gracias, hermano mío, y un abrazo.

Abril Lech said...

Cuando el alma presiente la tormenta... qué bella imagen la del alma presinitendo y regresando... Cuánto tiempo sin postear ni visitar que he pasado! Ufff... poniéndome al día. Un domingo gris... y raro...

Furtiva said...

Yo quisiera el rubor de unas mejillas que me dijera cómo llegar a casa, esa que sueño...