Followers

Monday, January 25, 2010

Ancho mar

Antes de arrancar la última página
de esa historia
hizo un examen de conciencia
(como aquellos aprendidos
en retiros espirituales de otrora),
y se percató que los engranajes
(por falta de ejercicio, quizás)
no respondían a los interrogantes
del alma.
Entonces, cerró el libro
y se marchó dejando
que el raudal llevara la hoja
hacia el ancho mar.

21 comments:

Adolfo Payés said...

Me gusto... cerrar el libro..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Malena said...

Mi querido Fernando: A veces no encontramos en nuestra vida las respuestas correctas o aquellas que deseamos conseguir, entonces la postura más idónea es como tú dices en tu poema, cerrar el libro y esperar que llegue el momento en que algo o alguien nos las pueda contestar.

No sé el por qué pero esa imagen de cerrar el libro y echarlo al mar tiene para mí mucha fuerza.

Mil besos y mil rosas.

Ligia said...

No sabemos cómo era el final de la historia... Abrazos

Camille Stein said...

no hay engranaje
que pueda emular los océanos

como el agua, los interrogantes del alma se escriben y se escurren entre nuestros dedos

un abrazo, Fernando

Isabel Romana said...

Ay, ¿dónde se ocultarán las respuestas...? Besos, querido amigo.

Cecilia said...

Me veo dibujada por estos versos, cuando no tengo respuestas, confío en el tiempo y dejo que el viento, algún día, me traiga las respuestas. Me encantó! Un abrazo.

MartinAngelair said...

Qué buena es esa curiosidad,...


...de interrogantes sin preguntas y sin respuestas.




Buenos días, señor de la frase perfecta.



Muchos besos f.

Litzardo Rivas said...

siempre hay al guna forma de cerrar el libro... hacia el ancho mar...

Excelente...

Abrazos Fraternos

virgi said...

¿Dónde las respuestas?
Quizá en el viento, ya lo cantó Dylan...

Susy said...

Todos en el fondo sabemos qué página no conviene señalar.
Un abrazo.

paolav said...

¡Que me cuesta dejarme llevar! La mente me gana la partida cada noche,pero al comenzar el día, vuelvo a apostar.

Besos

Trini said...

Eso deberíamos de tener el valor de hacer, arrancar algunas páginas de nuestro propio libro y lanzarlas al mar, pero, encontraremos el valor?....

Abrazos

Fernando said...

Fue parte de un río...siempre volvemos a los clásicos..abrazos

MaLena said...

Sus letras son un remanso, aun en época de inquietud.

El agua es sagrada, purifica profundamente.


Lo abrazo con cariño, Fernando.

Poetiza said...

Cerrar el liro y lanzarlo al mar pero es mejor solo arrancar unas hojas.........Te dejo un beso, cuidate.

alkerme said...

La práctica es la práctica y a veces, si ésta falla, el engranaje no responde...

Saludos,

La sonrisa de Hiperión said...

La hoja de un libro nos lleva al otro lado del mundo, cruzando mares, si hiciera falta....

Saludos y un abrazo enorme.

Malena said...

Gracias por tu cariñoso comentario. Es muy cálido sentirse arropada.

Mil besos y mil rosas.

Clo said...

hay misterios que no deben ser revelados.

un abrazo.

Steki said...

Me parece una buena medida. Es un modo de ir cerrando etapas.
Beso para ti y buena semana!

Furtiva said...

El ancho mar... Ningún libro puede decirte qué tan importante es encontrar la pregunta adecuada... Las respuestas, van y vienen.