Followers

Monday, December 14, 2009

Cuna de pasión

En el impúdico
pescante de tu vientre
pálido,
derramé las últimas
monedas
tratando de comprar,
para siempre,
esa cuna de pasión
que despierta la locura.

27 comments:

Adolfo Payés said...

WOW Que bello escrito.. me gusto la imagen que me quedo de tus versos..

Un abrigo para vivir el amor..

Todo un placer leerte..

Te dejo
Mi abrazo
Con mis saludos fraternos..

Ligia said...

Pasión y ternura derrama este poema. Abrazos

Malena said...

Mi querido Fernando: Cada uno de tus poemas son una pequeña joya. Creo habértelo dicho en alguna ocasión pero es la verdad.

Mil besos y mil rosas.

Camille Stein said...

impudicia del vientre
que acuna en un instante
la moneda de las últimas locuras

... un abrazo

Catalina Zentner said...

Deliciosa locura, Fer...

MartinAngelair said...

Qué bonitas tus sumas de frases perfectas,...


...como es que es.






Un beso muy fuerte.



B.T.C.f.

Elsa said...

Leo en tus versos un intento no conseguido. Y es que la locura y la pasión, la pasión y la locura no suelen despertarse para siempre.

Un abrazo, Fernando

Edgardo said...

Locura es la que despierta tu poesía… no esta en particular, sino todas en general.

¿Cuánto cuesta la felicidad? Un par de monedas, de gotas, de entradas, de dejarse amar. Sin tanto pensar, con todo por sentir…

El sexo, el cuerpo, el vientre, el presente, la mañana después de pasar juntos la noche.

Ojo, que con tan solo una moneda que derrames, podes comprarle al mundo, una nueva vida.

Un abrazo fuerte, y perdón, hace tiempo que ando estoy sin tiempo para darme una vuelta por otros blogs, pero estamos intentando recuperarnos de apoco, cosa que no es fácil.

HologramaBlanco

Noelplebeyo said...

Lo conseguiste ??

jordim said...

muy bonito.

Terror Clown said...

Me gusta tu estilo, bonitas palabras.

Saludos.

El Hippie Viejo said...

Precioso!!!
me estoy riendo solo
porque dicho así me da como que se lo estoy diciendo a usted, jeje!
¿debo aclarar como la señora "almorcera" cuando las pelotitas de De Vicenzo?, jeje!

le dejo un saludo!

Adal

Trini said...

Pero, hay cosas, que no tienen precio...

Muy bello

Abrazos

Isabel Romana said...

Qué doloroso es amar y saber que es preciso comprar el amor del otro. A veces, tener esa consciencia hace todo mucho más desgarrador. Un abrazo acongojado, querido amigo.

Cecilia said...

La belleza y la delicadeza transforman la tristeza en esta suave, endecha de palabras. Un abrazo querido amigo.

Anonymous said...

En el cerrojo de la frustración, derramas toda hipócrita impotencia, queriendo retener el talento e impetu de espontánea seducción, de ese fruto y su bendita impudicia. Como un mero amor, que cae mortalmente en la infinita ceguera impersonal del fútil precio...consuelo reprimido de tener solo un instante de razón en la locura del elegido.

Lleno de decoro y bella frustración en tus frases...
Saludos Designiio

Steki said...

Pasión y locura, buena combinación mezcladas con ternura.
Beso y buen finde!

Noray said...

Cuna de pasión
donde se arrulla
la ternura.


Bellísimo poema.


Si no te molesta te dejo enlazado.


Saludos

virgi said...

Desde el pescante (precioso) nos lanzamos al mar de la pasión. Aunque nos ahoguemos.
Besos

La sonrisa de Hiperión said...

Yo quiero una cuna donde renacer, y una sonrisa que me haga dormir por las noche sin el miedo que me dan los humanos...

Saludos y un abrazo!

Abril Lech said...

Lo que dice Edgardo... ¿cuánto cuesta la felicidad?

O somos nosotros que hemos crecido con esta idea de que todo lo bello y bueno tiene un costo a pagar?

La pasión bien lo vale, si así fuera. Creo.

Javier Herque said...

Agridulces renglones, reproches sin serlo...o ¿si?...y el sonido de esas monedas que compran de Maria Magdalena lo que no puede pagar ningun Judas.

Un abrazo.

Abril Lech said...

Callate! Me olvidé que había pasado ayer por aquí y cuando entré me dije -Ay, F. sigue intentando comprarla? Jejeje, los diálogos mentales son de lo mejor!!! Besos!!

Laura said...

Fer, queremos tu próximo libro. Cuándo? Realmente es un gusto pasar cada tanto y leerte. Besote

RECOMENZAR said...

hola poeta me gusta este blog besos

Calle Quimera said...

La locura de una pasión no conoce límites ni fronteras de ningún tipo, y nos hace cruzarlas todas las habidas y por haber en busca de agua para calmar el fuego...

Hermosa composición, Fernando.

Besos.

alma said...

..y para siempre no existe...