Followers

Monday, October 26, 2009

Cuestión de faldas

Tenía la cara
marcada por la viruela
y la vida.
Gesto adusto,
ceño fruncido
y una mirada
afilada como
cuchillo de arriero.
Fue matón a sueldo
durante los años
de plomo,
pero una noche,
en un quilombo
del Tigre
por una cuestión
de faldas,
no alcanzó a desenfundar
el arma.
Terminó mirando
al cielo
con un balazo
entre ceja y ceja.

22 comments:

Anna. said...

por lo menos miraba al cielo y no a la tierra..

Denso!...

Anna.

Cecilia said...

De la misma forma que vivió, murió.
Te dejo un abrazo.

Adolfo Payés said...

Trágico destino.. mirando al cielo..

Excelente

Un abrazo
Saludos fraternos.

Poetiza said...

Era su destino terminar asi por una mujer. Lindo poema, besos, cuidate.

Camille Stein said...

después de tanto tiempo de tierra, plomo y cuchillo, elevó sus ojos, rendido y hacia el cielo, el arma definitivamente enfundada...

un abrazo

Trini said...

Es que, los volantes de algunas faldas se enredan, hasta el entendimiento...

Abrazos

Malena said...

Mi querido Fernando: También un hombre duro y sin piedad tiene su corazón y si éste está tocado por la sensibilidad o el cariño de una mujer puede perder su maldad.

Mil besos y mil rosas.

P.D/ ¿Qué es el quilombo del Tigre? Me lo imagino como un Saloon del oeste.

alejandro aparicio morales said...
This comment has been removed by the author.
alejandro aparicio morales said...

un abrazo grande
un gusto leerte
que tengas un buen dìa,
saludos.

Mentacalida said...

Te leo Y me sorprendes,hace tiempo que veo la transfiguracion de tus versos.
Me gusta.

Un abrazo enorme

(gracias por estar siempre,gracias!)

Menta

Mar said...

Pura mística arrabalera.

Un abrazo

Joana said...

hay amores con destinos infaustos.

bello poema.
abrazos.
que tengas un lindo día.

alkerme said...

¡qué bueno!
Siempre me ha llamado la atención lo de "un asunto de faldas"...

Un beso

La sonrisa de Hiperión said...

Si es que una falda... tiene un pregón.... jajaja

Saludos y un besazo.

Furtiva said...

Así de absurda y risible, de tremenda e inesperada, es la muerte de muchos. Un segundo y ya no estar.

Besos.

La peor de todas said...

Parece ser causa frecuente de muerte en algunos que caminan al borde de lo permitido.
Un abrazo

Monica Alvarez said...

Como pecas mueres.Murió en su ley.Justicia inmanente.Igual murió con suerte mirando al cielo.
Saludos desde Chile

Poetiza said...

Saludos y beso, cuidate amigo.

Elsa said...

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...". Me ha recordado tu poema a la canción de "Pedro Navaja".

El amor dulcifica y trastoca hasta los "caras más duras". ;-).

Un beso, Fernando.

Umma1 said...

genial lo de la vida marcada por viruela...

Te extraño, de verdad (F)

Catalina Zentner said...

Debe ser por las marcas de viruela que andaba con el ceño fruncido...

Abrazos,

Calle Quimera said...

Dicen que el amor "atonta", priva de buena parte de la lucidez necesaria en el día a día. Y hasta el que vive a hierro puede morir a hierro si no tiene el corazón bien blindado...

Muy buen poema, toda una historia épica sintentizada en unos versos...

Besos.