Followers

Sunday, July 29, 2007

El testamento

Al momento de imponerme
ser el portador de la carta
que mostraba, claramente,
para ser entregada en mano,
un escalofrío me recorrió
de piés a cabeza.

Cuando fuimos novios
en el colegio secundario
nadie me hubiera asegurado
que, treinta años después,
sería yo, el albacea
testamentario de su padre.

Sentados en semicírculo,
junto a mi despacho,
de izquierda a derecha
me miraban, inquisidoramente,
la viuda, el hijo mayor
(un solterón empedernido),
ella y su cónyuge,
el incompetente administrador
de los fundos familiares.

Cumplidas las normas de estilo,
inicié la lectura del testamento
dictado tres años antes.
Repartidas las propiedades,
acciones y fondos de inversión,
quedaba por ejecutar
el último mandato.

Cerca de los cincuenta
perseveraba en ella
esa inquietante belleza
que me tuvo,
como bola sin manija,
en aquellos tiempos
estudiantiles.

La piel tersa,
gracias a una que otra
cirugía,
despedía un suave aroma
a Dolce & Gabbanna.
Las manos anilladas,
apretadas con firmeza
descansaban sobre la
falda de tweed.

- Debo advertiles,
a cada uno de ustedes que,
además del legado, queda un
trámite pendiente - aclaré
con voz imperativa de
abogado en funciones.
Un temor sobrevoló en
las miradas con un leve toque
de sorpresa.

- Me han encomendado entregarle
este sobre en manos propias
cuyo contenido, debe ser de su único
y exclusivo conocimiento -
afirmé.
Lo tomó con un temblor apenas
discreto, a la par que un espejo
de sudor le iluminaba el labio
superior.

Al otro día,
mientras desayunaba en la
terraza del Alvear, leí
en la primera plana
de los diarios capitalinos,
que el marido de la susodicha
se había levantado la tapa de
los sesos, con un preciso disparo
de revólver.

24 comments:

Máximo Ballester said...

Excelente!!!

Me llevaste de la mano hasta el final de este poemacuento o cuentopoema magistral. Me dejaste una sonrisa por la resolución.

Gracias.

Te dejo un abrazo.

pancha said...

y todo por unas malditas lucas!!!!!!!! besotes

Gabriela said...

Querido Fernando, siempre es un placer leer tus poemas. Ya regresé de mis vacaciones en Albi y soy toda ojos y oídos.
Un abrazo muy fuerte para ti y para Ceci.

Bohemia said...

Yo no sé como consigues crear esas atmosferas en casa entrada...

Carlos Killian said...

me gusta como escribis,es atrapante,lei unos cuantosy volvere para terminar de leerte,killian

Freyja said...

porque sera que el dinero logra las cosas mas increibles y trae cargo de conciencia a la vez
a veces es mejor vivir con lo puesto toda la vida, que tener que dejar un testamento solo de lo material, es curioso que no allan testamentos llenos de sentimientos lindos y de entrega
te dejo muchos cariños amigo, y que sea una gran semana y estes muy bien, besitos


besos y sueños

Araceli Casanova said...

uff!, que gran historia, quede pensando.Un abrazo.Ari

belita said...

Interesante tu manera de llevarnos justo hasta donde tu decides.

Besos.

kiantei said...

Notable.
Un camino zigzagueante entre el romance, la intriga, la furia, el recuerdo, la tensión...
Notable amigo.

Mi abrazo apretado.

txanba said...

interesante... besos. que tengo que poner despues de leerlo? algo que me traduzca la emociones, si. pero, la verdad es que al terminar de leerlo, la primera palabra que se me vino, fue la de principio. un abrazo.tx

Laura said...

Cuentos, poemas, estampas, escenas de la vida cotidiana. Realmente Fer tenés un talento increíble. Decís realidad de un modo mágico.
Te dejo un abrazo gigante

Yo voto x Alejandro pa' Prince Blog 2007 said...

No tengo dudas
de que el testador
conocía a su yerno...

Lograste muy bien
esa atmósfera solemne
de quienes aguardan
su cuarta de mejoras.

Vine a darte las
graciassssssssss
y a decirte
que es un honor
ser tu amiga:

olie

Miguel said...

lucero es una estrella, cual pergamino reflejas bonitas vivencias ... compartir

un abrazo para Clara y Sofía

Mariana said...

Le diste un giro sorpresa al poema
interesante

Claudia Perotti said...

Agradeço-te as frequentes visitas e o carinho constante que depositas em minha página.

Ler-te é sempre um grande prazer!
Delicioso!

Beijinhossss

MaleNa - La Porteña said...

Maravilloso relato, me quitaste la respiracion con el fin.
Admiro los remates no esperados.


Besos intranquilos.

Esther said...

me dejaste como poco sobrecogida con este final...me sorprendió...Volveré a leerte!

besos veraniegos!

Águila libre said...

Hola, buenisimo, pero que decia para que el tipo se suicidará? quedé super metida.

Un abrazo,

María Paz

María Teresa López Dominguez said...

pues, paso a saludar, a los poetas renacientes, en este nuevo siglo de las letras

Nika said...

me hiciste caminar por la cuerda floja con estos versos.

abrazos

Abril Lech said...

Y nos quedamos con las ganas de saber!!!!!

¿Por qué se mató el marido de la susodicha?

¿Qué tal estaba la viuda?

¿Por qué permanecía soltero el hijo mayor? ¿Era verdad alguno de los rumores que lo vinculaba al heredero de la casa de Mónaco a quien conoció en un viaje en el que acompañó a su amigo Guillermo Vilas?

¿El albacea testamentario leyó un documento privado o una copia de una escritura pública debidamente legalizada e inscripta en el Registro de Testamentos?

¿Por qué no prosperó el noviazgo del colegio secundario?

Pero sobre todo...

¿QUÉ DECÍA LA CARTA?

(Para mí que la susodicha no era hija suya y como tal no heredaba nada ni en la porción disponible, je!)

Muy bueno Fernando, coincido con Max totalmente. Besos!!!

Locura said...

Guau, intriga hasta la última palabra. Magnifico, aunque mi imaginación vuela dibujando soluciones al final. Un besazo

TERESA said...

Sabes hacer que tus letras entren en mi mente a la perfeccion, es como si lo estubiera viendo , en vez de leyendo.

Kota feel's said...

Un cuento maestrooo!!!
deberia hacerse pelicula..
uno esta hasta el final, casí comiendose las uñas..
:D