Followers

Sunday, February 25, 2007

Cuentas pendientes

Volvió para saldar cuentas
pendientes de un pasado
que no podía olvidar.

La ciudad había cambiado
después de casi treinta
años y le costaba
ubicarse en su antiguo
barrio cerca del río.

Con paciencia encontró
la calle donde pasaba
el tranvía y el puesto de gasolina
en la esquina de la casa paterna,
ahora convertida en un cabaret
de cuarta categoría.

Siguió dos cuadras al sur
y al final de la última esquina
con un asfalto carcomido por
los baches, divisó el terraplen
de la vieja estación de trenes,
donde una noche de farras
mataron a su padre.

Sabía por comentarios que el
asesino, cumplida la condena
había regresado al pueblo
dos meses atrás.
Fue una cuestión entre hombres, le
contaron los abuelos, pero su madre
nunca quiso abrir la boca.

El requinto soltaba una galopa
y el aire caliente de la siesta
mezclaba sudor y polvo.
En la puerta de los Anselmi
lo recibió uno de sus hijos.
-Vengo a buscar a tu padre, le dijo.
- ¿ Para ?
- Cuestión de hombres, nomás-

20 comments:

Araceli Casanova said...

uf! que historia, justicia en las manos....Un abrazo Fernando.Ari

Nika said...

"Hello, my name is Iñigo Montoya, you killed my father, prepare to die".

Recordé a este personaje que vivió para vengar la muerte de su padre, nomás.

Ya sabes que tus versos, cual telaraña, me van atrapando en sus acordes de requinto.

abrazos

quantum said...

Sudor y polvo en las horas de siesta. Y una pasión justiciera que se hace sangre. Quema el aire.
Mi abrazo, querido amigo.

Olie said...

Me huele a venganza... A ajuste de cuentas.

A paciencia de felino
detrás de la presa.

A noches insomnes
imaginando el cómo y el cuándo.

¡Me encantó!

Abrazos:

olie

Bohemia said...

De tus textos se pueden sacar películas, al menos yo las veo en mi cabeza miesntras te leo...
:o)

Besos

pancha said...

historias de venganzas... tuve la sensación que podía suceder en cualquier lugar de América Latina... un abrazo... ya llegó!!! mil gracias!!!!

Manuela said...

Sí que son fuertes las cuestiones de hombres, no más.

Agneshka said...

me encanta leerte.
tus relatos me llenan de imagenes.

Laura said...

Ojo por ojo y diente por diente. La ley del Talión sigue vigente.
Abrazos

Maria Cristina said...

Que histira de vida, gracias por compartirlo un saludo grandote para ti

UMA said...

Como siempre Fgiucich, es un placer caminar por esos paisajes tan suyos, tan vìvidos.
Un gran abrazo, que usted ha sabido reconfortarme con los suyos, siempre.

Cata Fdez said...

jajajajaja!!! la Nika, jajajajaja... yo te doy aplausos, la historia la encontré cargadñisima, luego el comentario de Nika, me llenó de infancia...

Rantes said...

la venganza y la justicia en sus manos.....

un abrazo, chau

George said...

Me recuerda un poco la historia de Pedro Páramo.

DE PROPOSITO said...

Olá.
Que posso dizer ?!...
VIOLÊNCIA, GERA VIOLÊNCIA.
Fica bem.
Felicidades.
Manuel

TERESA said...

Estoy de acuerdo con bohemia.

Alalluna said...

Cuestión de hombres... Cuantas insensateces se consienten y cuantos injusticias se cometen valiéndose de excusas de este estilo... Dicen que una buena venganza se sirve mejor bien fría... Este es buen ejemplo de ello. Un abrazo

Freyja said...

cuentas pendientes a veces matan el alma de dolor, aunque sean por razones importantes
que triste la historia, hay una justicia divina, la de los hombres no me gusta
gracias por tus saludos en Lagrimas, te dejo un abrazo grande
un lindo fin de semana
besitos


besos y sueños

Culo said...

Pucha, ojalá lo haya perdonado...eso es más de hombres...
saludos

Lety said...

Ay Dios, el agrio sabor de la venganza, un sabor que no esfuma como otros.

Otro beso Fernando